De albergue transitorio a casa-museo - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

De albergue transitorio a casa-museo

La mansión en Hong Kong donde el karateca pasó sus últimos seis meses, actual casa de citas, estuvo a punto de ser donada a las víctimas del terremoto de Sichuan. Pero los fans exigen que se haga un museo.

La última casa del eterno Bruce Lee, una mansión de Hong Kong que desde hace años es un hotel para parejas que buscan privacidad, podrá convertirse en un museo temático de la estrella del kung-fu después de que su dueño haya decidido no ponerla en venta, informó el diario South China Morning Post. Los seguidores del actor chino-estadounidense, muerto en 1973 a la edad de 32 años, respiraron aliviados tras saber que el filántropo Yu Panglin no venderá la mansión de dos plantas y casi seis mil metros cuadrados en la que Lee pasó sus últimos meses de vida.

La casa había salido a la venta junto con otras cuatro propiedades de Yu, que pensaba hacer una generosa donación a las víctimas del terremoto de Sichuan con el dinero que recaudase de la transacción. Pero a los fans no les interesó ese tipo de generosidad. Antes bien, pusieron el grito en el cielo para que el único lugar relacionado con su ídolo que queda en pie en Hong Kong permanezca sin cambios.

En muchas ocasiones ya habían pedido la transformación de la casa en un museo que recogiera el legado de Lee en Hong Kong, en especial después de que el lugar se convirtiera en un "love hotel", término utilizado en Asia para designar los albergues transitorios.

Este particular destino no había pasado inadvertido a Yu, que compró la casa por unos 109.000 dólares en la década de los años sesenta; y pensaba venderla por 12,8 millones que posteriormente donaría a las víctimas de la tragedia de Sichuan.

"El dinero no es mi mayor preocupación, sólo quiero contribuir a la beneficencia", declaró Yu tras anunciar su marcha atrás en la venta de la casa antes alquilada por el protagonista de obras como "Puño de Furia" (1972) y "Operación Dragón" (1973). Tendré en cuenta el punto de vista de la comunidad y de las diferentes partes. Podría donar la casa si la mayoría piensa que deberíamos preservarla", explicó el filántropo, que dejó así la puerta abierta a la conversión del inmueble en museo y espantó el miedo de los seguidores de Lee a una demolición del mismo.

"Sería fantástico. Los fanáticos de Bruce Lee y la comunidad en general no pueden juntar el dinero para comprarla", señaló Michael Tien Puk-sun, consultor del Club Bruce Lee y encargado de tratar con el gobierno de la región administrativa especial china de Hong Kong. En este sentido, la Comisión de Turismo de la antigua colonia británica indicó que no ha discutido nada con el propietario, pero ya estudia ejemplos a seguir como el Beatles Story de Liverpool o la mansión Graceland de Elvis Presley.

Bruce Lee, que popularizó las películas de kung-fu en Occidente, filmó 46 filmes y murió a los 32 años en Hong Kong, de un edema cerebral, en el transcurso del rodaje de la película "Juegos de Muerte". El actor había nacido en San Francisco cuando sus padres, actores de ópera hongkoneses, llevaban a cabo una gira por los Estados Unidos. Aunque Hong Kong era entonces colonia británica, China recuerda siempre que puede el origen chino de la familia de Bruce Lee y la defensa a ultranza de la cultura oriental que hacía el propio actor.

TE PUEDE INTERESAR