¡Liberen a Lara Croft! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¡Liberen a Lara Croft!

En las afueras de Manchester se dio un curioso caso policial, en el que un maniquí de la aventurera gamer fue confundido con un hombre armado. ¿El final? Marche preso.

La escena era clara: en el medio de la noche de Dukinfield, un barrio de las afueras de Manchester, una persona se recortaba en una ventana, con un arma en su mano. Desde esa misma casa había llegado, hacía poco, una llamada a la comisaría de la zona, queriendo hacer una denuncia por llamadas molestas. Los policías se habían acercado, habían tocado el timbre y nadie había respondido. Pero ahora, que veían que la situación había pasado a mayores, no dudaron en pedir apoyo armado.

Mientras llegaban los refuerzos, los oficiales cerraron la calle y dejaron todo listo para una situación cuyo dramatismo crecía con el correr de los minutos y la presencia persistente e inmóvil del sujeto armado. La situación llegó a su fin cuando decidieron entrar. Patearon la puerta y le ordenaron a los gritos a su ocupante que se tire al piso y entregue su arma.

El tipo que vieron era un pelado cuarentón que estaba pronto a irse a dormir. Sin armas. Sin nada. "¿Dónde está el arma?", le gritaron. Y recién ahí se dieron cuenta de que el presunto delincuente que habían visto no era más que un maniquí de Lara Croft, que seguí ahí contra la ventana, apuntando al piso con su revólver de juguete. "No tenía idea de lo que pasaba, creía que habían ido a la dirección equivocada", contó luego David Williams, el dueño de casa, encargado de un local de computación y videogames que había separado la pieza de Tomb Raider para venderla por eBay. "Todavía no puedo creer cómo se confundieron al maniquí de Lara Croft con un tipo armado".

Para tapar el papelón, los agentes continuaron con su trabajo, y se llevaron a Williams a la comisaría, donde permaneció encerrado durante trece horas. Ahora, enfrenta un cargo por sospecha de posesión de arma de fuego, y el maniquí está secuestrado como evidencia. Según un vocero de la Policía de Greater Manchester, el procedimiento fue correcto.

TE PUEDE INTERESAR