Cartas desde el infierno - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Cartas desde el infierno

"Obra selecta" reconstruye la historia del múltiple asesino londinense, contada desde su propio punto de vista. Sus escritos y los detalles de los asesinatos son el eje central de la publicación.

Si este libro hubiera sido publicado en 1888 probablemente hubiera agotado más de 20 ediciones ¿Y si se hiciera hoy en día? Bueno, esa es una pregunta que ahora tendrá respuesta, gracias a que una amplia selección de cartas del supuesto asesino en serie serán publicadas en una compilación.

"Obra selecta" buscará entonces, contar la historia de Jack, el Destripador; desde su mirada íntima, y escrita por él mismo. La idea es reconstruir la vida del asesino por medio de sus homicidios, dando una detallada reconstrucción de los crímenes que se le atribuyen. Así, en la recopilación se contarán los casos de varias de las prostitutas a las que Jack mató y mutiló en Londres desde 1888.

De hecho, el famoso asesino tenía un método que lo identificaba, ya que no sólo rajaba el cuello de las mujeres, sino que realizaba verdaderas intervenciones quirúrgicas durante las cuales extraía órganos de sus víctimas. Lo más sorprendente del caso –según explica Gonzalo Torné, autor del prólogo del libro - era la velocidad con la que realizaba cada acto, que sorprendía hasta a los forenses encargados de la investigación del caso.

Se cree que de cartas encontradas asciende a más de cien y estaban escritas con diversos fluidos como tinta, sangre y algo que podría ser clara de huevo. Además se pudieron identificar diferentes caligrafías y casi todas estaban firmadas por Jack, The Ripper. En la mayoría de los casos iban destinadas a la Agencia Central de Noticias, la Policía Metropolitana, la sede central de Scotland Yard, varios periódicos y al Hospital de Londres de Whitechapel, donde sucedían los asesinatos.

La única carta que es considerada real es la conocida como "Desde el infierno", y que llegó junto con un paquete con la mitad de un riñón, que tiempo más tarde se identificó casi con seguridad que preteñía a Catherine Eddowes, asesinada el 30 de septiembre. Fue enviada a George Lusk, presidente del Comité de Vigilancia de Whitechapel, y decía así: "Desde el infierno. Señor Lusk. Señor le adjunto la mitad de un riñón que tomé de una mujer y que he conservado para usted, la otra parte la freí y me la comí, estaba muy rica. Puedo enviarle el cuchillo ensangrentado con que se extrajo, si se espera usted un poco. Firmado: Atrápeme cuando pueda, señor Lusk".

Javier Terrise, autor de la investigación de "Obra selecta" se reubicó durante seis meses en Witechapel –al este de Londres- donde fueron encontradas las cinco prostitutas muertas y destripadas. En el prólogo del libro, Terrise y Torné explicaron que la idea de su publicación es reproducir la atmósfera que se vivió en ese momento y que envolvió a cada crímen, entrelazada con las luchas internas policiales y sus métodos, los informes forenses, las vidas de las prostitutas asesinadas y el ambiente de Londres. Cómo para no entretenerse un buen rato.

TE PUEDE INTERESAR