Meteoros argentinos - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Meteoros argentinos

Viaje a la intimidad del rodaje de la película "La leyenda", con Pablo Rago, Benjamín Rojas y Leonora Balcarce. Una épica de las pistas argentinas donde el Mach 5 es un Chevrolet de TC 2000.

Un gran desafío arranca con pequeños pasos. Y ser la primer película a nivel nacional basada en el mundo del TC 2000, con el presupuesto más alto de los últimos tiempos del cine argentino, y de la mano de una de las marcas que pisa fuerte en el país, no es poca cosa. Así nació La leyenda, la película que promete ser pionera en el ámbito local por unir a una automotriz en un largometraje.

Con la participación de Pablo Rago, Benjamín Rojas y Leonora Balcarce, la película se centra en el mundo de la alta competencia del TC 2000. Con una espectacular producción, La Leyenda –además de incluir escenas de picadas grabadas para el filme- incluye escenas de alto riesgo en las principales carreras de esa categoría.

Recorriendo el Parque de la Ciudad se siente el automovilismo. El lugar está completamente ambientado como para que una carrera tenga lugar: los boxes, las sillas al costado del trazado para que los equipos midan la velocidad de cada vuelta, la jaula de los autos. Todo, todo está ahí, en El Parque de la Ciudad. En los coches de carrera que se ven a lo lejos se pueden leer los nombres Juan Manuel Migliardi (Pablo Rago) y Lucas Vallejos (Benjamín Rojas). Aunque suene llamativo, por cuestiones de seguridad los actores no están autorizados para manejar los autos. "¿Sabes cuánto maneje hasta ahora?" dispara Pablo, simpático y recién llegado al set. "100 metros, pero de verdad, 100 metros". Y se ríe de la paradoja de interpretar a un piloto sin manejar.

La leyenda será entonces una comedia de acción que contará la historia de un triángulo con centro en Bea Ulloa (Leonora Balcarce), una seductora ingeniera de la escudería bicampeona del TC 2000. Con su trenza tirante –peinado que caracteriza a su personaje- está a la búsqueda de dos nuevos pilotos para lograr su tercer título consecutivo. En una noche de picadas, ficha a Migliardi y a Vallejos, dos corredores diferentes que están enfrentados por una apuesta para ver quién se queda con el legendario auto de uno de ellos. Bajo el mando de Bea, la rivalidad entre ambos se verá acrecentada -no sólo por ser parte de la escudería- sino también por conquistar el amor de la bella ingeniera.

La película surgió de una idea de McCann, y es el primer largometraje que surge del presupuesto directo de una marca para contar una historia. Debido a la necesidad de Chevrolet de amplificar la inversión en tecnología que desarrolla en su escudería del TC 2000, surgió la idea de crear una plataforma diferente que en este caso, es el cine. Como explica Papón Ricciarelli, de McCann Erickson: "A partir de los desafíos que la comunicación de las marcas nos presenta en la actualidad, buscamos generar una propuesta que abarque nuevos espacios para que las marcas digan lo que tienen que decir".

El resultado es la Leyenda, que surge de la coproducción de la productora cinematográfica Pampa Films, la agencia de publicidad McCann Erickson y la automotriz Chevrolet. Una historia de ficción en formato de largometraje, con un argumento que gira alrededor de una escudería bicampeona, amores, competencia y desencuentros.

TE PUEDE INTERESAR