Queremos creer - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Queremos creer

Después de diez años del estreno de la primera película y de seis del final de la serie, vuelven los agentes Mulder y Scully. Lejos de los extraterrestres y los misterios del más allá, el film igual promete mantener su ideología inicial.

Qué difícil imaginar al ahora David Duchovny, metido de lleno en la piel de Hank Moody en Californication, volviendo a calzarse el traje del agente Fox Mulder para dejar atrás horas y horas de sexo por una misteriosa reunión con alienígenas, extraterrestres o monstruos inexplicables. Es que si durante mucho tiempo se habló de cómo le costó al actor despegarse de su imagen de investigador en los Expedientes X, y de cómo lo logró con Californication, ahora se hablará de la vuelta del actor al papel que lo consagró: Mulder.

Yo quiero creer finalmente será el nombre de la segunda película basada en la serie X-Files, que promete volver a los cines a mediados de junio para volver a mostrar las investigaciones e idas y venidas de Mulder y Scully. Pero en contra de todos los pronósticos, Chris Carter (creador de la serie y director y coautor de la película) anunció que el film no contará con los clásicos alienígenas ni con la intrínseca mitología que contaba la interacción entre humanos y extraterrestres ¿De qué será de la película entonces? La idea es mantener una historia autónoma, con la tierra cómo límite, y que sea apta para viejos fans como para nuevos.

"En los últimos años me sorprendió el hecho de que muchos chicos en edad escolar no conocían la serie o no la veían. Sí tenés 20 años, el show empezó cuando tenías cuatro, y probablemente en ese momento o te daba mucho miedo o tus padres no te permitían verlo. Así fue que mi di cuenta que hay una gran audiencia nueva que les hubiera gustado la serie. Por eso la película fue hecha para poder satisfacer a todos", explica Carter. Aunque se encargó de dejar en claro que los fanáticos de siempre no tienen porqué preocuparse porque eso no significa que la serie vuelva a cero. "La película mantendrá el espíritu del show y todo lo que Mulder y Scully vivieron", agregó.

Pero no todo fue de maravillas durante los preparativos de la película: Carter explicó que durante mucho tiempo los ejecutivos de la Fox no querían usar la frase I want to believe cómo nombre del film, ya que creían que sería poco comercial. La idea de utilizar esta frase es en realidad un guiño a los seguidores de siempre: esa era la frase que se leía en un poster en la oficina donde trabajaban Mulder y Scully.

Los cineastas mantienen bajo secreto la verdadera historia que tratará la película, para evitar así filtraciones en Internet, muy comunes hoy en día que no existían cuando se estrenó el primer filme. "Vivimos experiencias muy cómicas para que nadie sepa de qué será la historia. Eso incluyó obligar a los principales miembros a leer el guión en un cuarto que era filmado para que nada salga de allí. Fue toda una experiencia", contó Carter. Habrá que creer, entonces. Y esperar.

TE PUEDE INTERESAR