"Queremos seguir tocando para gente que no nos conoce" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"Queremos seguir tocando para gente que no nos conoce"

Antes de presentarse con Catupecu Machu y de tocar en el Cosquín Rock, el guitarrista de la banda habló con Ciudad.com de sus fans en Estados Unidos, sus shows improvisados, y su música multi cultural.

Kinky es uno de los grupos mejicanos más reconocidos y aclamados en su país y en Estados Unidos. En Argentina, quizás los hayan escuchado en Basta de todo, el programa de radio de Matías Martin que tiene usa una de sus canciones como pastilla. En los últimos meses estuvieron recorriendo Latinoámerica, Europa, Australia y Estados Unidos, presentando su último trabajo, Reina, que se muestra como su disco más equilibrado entre la electrónica, el funk y lo folclórico . Con un sonido vanguardista y electrizante, este quinteto logra captar la energía latinoamericana, fusionando su música con rock, dance y samba.

Producidos en su debut por Chris Allison -productor de Coldplay- los Kinky cantan principalmente en español, pero también incluyen muchos temas en inglés. Ahora llegan a Argentina para presentarse con Catupecu Machu en el Cosquín Rock, tocar en Rosario y además para presentar sus nuevos temas en el Roxy. Con ustedes, Carlos Chairez, guitarrista de Kinky.

Agregaron una fecha con Catupecu Machu, ¿cómo surgió la idea?
Fijate que esto se debe al entusiasmo de ellos, que son buenos amigos y hay un respeto mutuo entre ambas bandas. Son esas cosas que se dan con los amigos, y ellos son muy accesibles, de hecho movieron su fecha para que podamos tocar juntos. Estamos más que agradecidos y emocionados de poder participar en esos shows de Catupecu que son grandes. Es impresionante como la gente les responde y como los quieren.

¿Ya saben cómo va a ser el recital?
Parte del show es que no hay nada organizado, todavía no discutimos cómo será porque no tuvimos tiempo de hablar con ellos personalmente. Pero imagino que vamos a improvisar cosas padres ahí, para poder tocar y que nos conozca un poco más la gente de acá. Es un gusto poder presentar lo que hemos venido haciendo en los últimos meses, algunas canciones nuevas y gran parte del disco de Reina.

¿Escuchan música argentina?
Sí, pues mira DJ Capri es un amigo con el que hemos trabajado juntos, también hemos hecho cosas con Gustavo Cerati y con los Babasónicos. Son gente que sí la escuchamos y que tuvimos la posibilidad de movernos con ellos. Pues igual ha sido poco el tiempo que hemos convivido, las pocas veces que vinimos para acá o que ellos fueron a México, pero es muy grato verlos y darnos cuenta qué es lo que pasa por acá musicalmente. Estamos ansiosos de conocer más gente de Argentina.

¿Qué otros grupos están escuchando por estos días?
Uy estoy escuchando de todo porque acabo de adquirir un aparato parecido al Ipod pero de Microsoft, y estoy bajando mucha música. He retomado un grupo que se llama Duke Spirits, que es una banda londinense que me gusta mucho. Siempre escucho un poco de Massive Attack, y me gusta mucho retomar cosas que creo que han sido influencias de muchos grupos que admiro como los Pixies, o el último disco de Radiohead. También me gustó el disco de remixes de Nine Inch Nails y el de Gorillaz, tienen cosas muy interesantes. Todo en particular me inspira mucho.

Leí que para ustedes muchas veces venir a tocar a Latinoamérica implicaba un esfuerzo económico en comparación con lo que pasa con ustedes en Estados Unidos, ¿cómo viven las dos realidades?
Acá hay una respuesta muy cálida y efectiva de la gente, desde que empezamos a venir hubo una apertura del público, que se cuestionó porqué combinábamos esto con lo otro, qué queríamos decir con la música y conocer nuestra posición. Pero el público al final de cuentas en todos los festivales donde nos han metido - como con Catupecu o Los Ratones Paranóicos- siempre han sido súper cálidos, la gente responde inmediatamente y nosotros reflejamos nuestro entusiasmo. Creo que ha sido un amor a primera vista con la gente de aquí. La diferencia con Estados Unidos es un poco la manera de ver las cosas, cómo cantan la música aquí o cómo la corean. Sin embargo en Estados Unidos, en México o acá, nuestra mayor ilusión es seguir tocando para gente nueva. Pararse en vivo en un escenario donde nadie te conoce y terminar identificado con la gente.

¿Sienten que el hecho de ser de Monterrey influyó mucho la mezcla de estilos que tiene su música?
En Monterrey hay muchas universidades famosas y prestigiosas, entonces va gente de todo México a estudiar ahí, y es un hervidero de gente joven de todos lados. Eso lo hace muy interesante, son parte de las condiciones de la ciudad para poder hacer algo. La influencia de tu lugar de todas formas es algo que uno no piensa ni razona pero que definitivamente por algo hacemos esa música y nos salió este proyecto. Los colores, los acentos, la comida. México es un país que tiene cosas diferentes y muy ricas en cada región. Aparte la cercanía con Estados Unidos, la influencia directa del lenguaje y de la comida chatarra son elementos de influencia, que logran esa mezcla interesante.

Su música rompió la barrera musical e ilustró películas, videojuegos y publicidades ¿cómo trabajan al momento de crear canciones con un fin diferente al disco?
Hicimos la música de Man on fire y de Thirteen, entre otras. La manera de verlo es directamente con el director, ver cuál es la visión que él tiene de esa escena. Para mi eso es lo más interesante, cuando se visualiza con música es lo más padre que se trabaje en conjunto. Nos gusta mucho, nos sentimos en nuestro ambiente componiendo cosas nuevas. Pero muchas veces ellos toman la música directamente cómo es, o escuchan algo nuevo nuestro y si les gusta queda. Hoy en día la música no se trasmite sólo en la radio, cualquier manera de manifestar nuestra música es muy saludable.

¿Están trabajando en un nuevo álbum?
Sí, ya estamos en preproducción. Tenemos un estudio en Los Angeles al que siempre volvemos después de cada break y nos la pasamos componiendo. Ahorita estamos escribiendo mucho, sin parar hace como seis meses. Todo esta fluyendo muy natural y creo que para mitad de año ya va a estar el nuevo disco.

¿Cómo va a ser su show en el Roxy?
Cada año que venimos cambiamos en lo positivo en el show en vivo. Hacemos versiones diferentes, algunas más ruidosas, otras más largas o bailables. También hay mucha improvisación y vamos a tratar de mostrar eso en el Roxy.



Kinky se presenta el 8 de febrero en el Cosquín Rock. El sábado 9 tocan con Catupecu Machu en la disco Carreras y el 15 en The Roxy Club.

TE PUEDE INTERESAR