¡Digan whisky! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¡Digan whisky!

A los 22 años, Mark Hunter vive la fotografía como si fuera un DJ: de fiesta en fiesta, retrata a los habitués de la noche y registra las tendencias por venir. Flashazo al medio y a otra cosa.

Vive de fiesta en fiesta, pasa por los VIP como si fueran su propia casa, lleva en su muñeca unas cuantas cintitas de "all access", se codea con famosos como Paris Hilton y, encima, tiene a su propia protegida: la estrella teen de Internet Cory Kennedy (una chica que, dicho sea de paso, tiene dos únicos talentos: ser linda y vestirse bien... porque sólo de eso se trata). Hace todo esto y no es ni un DJ ni un actor fiestero: Mark Hunter es fotógrafo.

Acaso, el fotógrafo más cool del mundo. Tanto, que además, y como si realmente fuera un DJ, se hace llamar The Cobra Snake. "Cuando tenía 18 años quería tener un pseudónimo cool", cuenta. Y no será la primera vez que mencione la palabra "cool": casi como un mantra, la repetirá en cada respuesta. "Me gustó la idea de la cobra porque no tenía nada que ver conmigo. En realidad, no me gustan las víboras. Nunca me picó una. Y, aunque soy fotógrafo, no saco fotos de víboras. Entonces, elegí ese nombre porque puede significar cualquier cosa: desde mi web, hasta remeras graciosas, o el nombre de una revista o el de una fiesta".

The Cobra Snake tiene sólo 22 años y se ganó un lugar como coolhunter y trendsetter al descubrir a Cory Kennedy hace dos años. Ella tenía 15 y era una diva tapada, hasta que se cruzó con la Cobra en una fiesta. Y lo flasheó. Lo que en un principio fue el registro de la noche de L.A. (que el periódico LA Weekly luego publicó como sección), se transformó luego en un catálogo nocturno internacional, y ahora es el turno de Buenos Aires: este martes la Cobra estuvo en +160 (en Bahrein, Lavalle 345); el miércoles se subió a la 50*08 (en La Cigale, 25 de Mayo 722) y a la Wacha de Bahrein; el jueves a Black Rabbit (de nuevo en Bahrein); y el viernes está en Compass (en Niceto, N.Vega 5510).

Lo suyo son las fotos nocturnas, quemadas por el flashazo súbito, en discotecas y aledaños, siempre protagonizadas por gente bien haciendo payasadas, o a punto de hacerlas. En definitiva, fotografía social siglo XXI. Pero a la Cobra no le gusta hablar de fotografía. Dice que no va a revelar qué cámara usa porque no se la dan gratis y se enoja cuando se le pregunta qué haría si una noche no anda su flash: "Soy un fotógrafo profesional con mucho conocimiento en película de 35 mm. y trabajo de copiado blanco y negro en el cuarto oscuro, así que puedo sacar cualquier foto sin flash y siempre va a salir bien".

De lo que sí le gusta hablar a la Cobra es de las parties y de los VIP: "Siempre es interesante ir a los VIP, hay de todo. En algunos lugares, hay gente famosa con buenos contactos. En otros, sólo gente rica sin contactos, gastando un dineral para ser cool".

¿El alcohol y las drogas ayudan?
Siempre hay en las fiestas y hacen que la gente haga cosas locas.

¿Cuál es la foto más loca que sacaste?
Tengo muy buenas fotos en recitales, cuando la banda tiene buena energía y la gente está en la misma sintonía. También son buenas las fotos de backstage en los desfiles, saqué muchas, desde París, a New York, a Los Angeles y hasta en Brasil.

¿Tuviste problemas con algunas personas retratadas?
Sí, muchas veces quisieron golpearme o patearme, en general cuando están bien borrachos.

Última: ¿le sacaste fotos a Cory Kennedy desnuda o teniendo sexo?
¡Wow! ¡Esa sí que es una pregunta increíble!


TE PUEDE INTERESAR