Luz, cámara... ¡Terror! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Luz, cámara... ¡Terror!

Con las actuaciones de John Cusack y de Samuel L. Jackson, el maestro del miedo vuelve a la pantalla grande. La historia transcurre en la habitación de un hotel, donde murieron más de 50 personas.


/> 
Mirá el trailer.


Quien quiera pasar un verano de terror (tormentas y picos de termómetro aparte), podrá hacerlo buscando en la cartelera la última de las películas basadas en historias de Stephen King, el maestro del horror (y del éxito). Se trata de 1408, que esta semana se estrena en Argentina.

¿De qué se trata? La historia se desarrolla en la habitación de un tradicional hotel, que lleva el número 1408 y está embrujada. Son 56 las personas que han muerto en 95 años allí adentro, siempre en la primera hora. Un escritor, que atraviesa una grave crisis familiar luego de la muerte de su hija y que vive de los best-sellers que escribe desenmascarando mitos de este tipo, se atreve a entrar, en busca de un gran final para una historia inconclusa. Stephen King escribió un cuento corto con este argumento en el año 2002, compilado en su volumen Todo es eventual.

La película ha recibido buenas críticas. Las mejores, haciendo referencia al gran trabajo de John Cusack, que juega el papel de Mike Eslin, el atemorizado escritor. Luego de protagonizar el thriller La cosecha de hielo, de intrigar en El jurado y de divertir en Alta fidelidad, Cusack toma un papel a su medida: hace, una vez más, de un tipo común. Lo acompaña Samuel L. Jackson en el rol del dueño del hotel, quien le advierte sobre los peligros de la habitación 1408. Aquí, Cusack se carga sobre el hombro todos los fantasmas internos y los demonios que afloran en la conciencia del tal Eslin, un típico héroe del mundo literario de Stephen King, siempre cercano al género del thriller psicológico.

La dirección corre por cuenta del sueco Mikael Håfström, que fue nominado al Oscar en 2003 por su film Solo contra sí mismo. Quienes consigan el DVD o rastreen en Internet podrán, además, acceder, en el director s cut, a un final muy diferente al que se ve en los cines.

A los fans de la obra de Stephen King (y sus adaptaciones) la trama les resultará familiar: tiene puntos de encuentro con El Resplandor, aquella célebre cinta de Stanley Kubrick protagonizada por Jack Nicholson: hay un hotel, un escritor y muchas malas noticias. King, además, puso las bases para grandes clásicos del cine de terror, como Carrie (Brian De Palma, 1976), Los chicos del maíz (Fritz Kierch, 1984), Cementerio de animales (Mary Lambert, 1989), Ojos de fuego (Mark. K. Lester, 1984), Cujo (Lewis Teague, 1983), Cuenta conmigo (Rob Reiner, 1989) y La milla verde (1994, Frank Darabont).