Cruelmente encantadores - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Cruelmente encantadores

La banda cumple cinco años y cierra el 2007 con todo: cuatro recitales en veinte días, entre Buenos Aires y La Plata. Sus letras y ritmos renuevan con un aire fresco la música del Río de la Plata.


Si uno anda dando vueltas por el barrio de Flores, se puede encontrar con una puerta que lo lleva a otro mundo, el mundo de Cruz Maldonado. Tienen su guarida en el barrio de los hombres sensibles y, todos los días se juntan en su casa-laboratorio de ensayo-mini estudio de grabación y sala de terapia grupal para ensayar y tratar de vivir con felicidad el presente. "Para nosotros es tan importante tocar como hablar de lo que nos pasa, lo musical es tan importante como lo humano, si no tuviéramos la Beirut Romántica - así llaman a la casa de Flores-, estaríamos todos internados", dice sonriendo "El Laucha", cantante del grupo.

Esta comunión se refleja en cada concierto con diálogos y versos introductorios entre las canciones, preguntas al público, muchas risas como respuesta y... una honestidad brutal. Como la vez que "El Laucha" quedó discutiendo desde el escenario con su madre cuando contaba, antes de un tema, que el único que lo cobijó luego de su separación fue su amigo, ante lo cual su madre le gritó desde el público: "Yo te cobijé ", y él: "pero seis meses después, ma, de entrada no". ¡Un momento increíble!

Con esa sinceridad y frontalidad, Cruz Maldonado se mueve en el escenario y en la vida, logrando que cada concierto tenga una energía única. Es muy común, que el que va por primera vez a disfrutar de un show de los chicos pregunte: "¿Son sólo cuatro?, parecen muchos más". Esto es, en gran parte, por la muy extrovertida percusión de David Gómez, que además de tocar como una bestia –sinceramente, es uno de los tres mejores percusionistas del país– entre tema y tema grita cosas como: "Yo no entiendo, las mujeres te maltratan todo el día, ¡y a la noche quieren que seas un león en la cama! No se puede... están locaaaas". Los dedos mágicos de Facundo Gutiérrez y la exquisita cadencia del bajo de Ale Scalzo completan el escenario.

Las letras de "El Laucha", bien porteñas, describen el nuevo latir de la ciudad. La variación de ritmos te conducen en un viaje por Latinoamérica: algún bolero, mucha rumba, uno que otro tango, algo de bossa y cumbia colombiana, demuestran la versatilidad del grupo. Eso sí, en todos sus shows la gente termina bailando y festejando. ¿Hacen rumba porteña o tango latino? "Qué sé yo, hacemos Cruz Maldonado ", responde el cantante, y todos ríen.

"Este año lo estamos terminando tocando mucho, con muchísimo trabajo por suerte, estamos muy contentos ", cuenta "El Laucha", mientras nos adelanta que ya están trabajando en el segundo disco que se viene con todo: "Están saliendo temas muy fuertes, ya estamos en la preproducción ". Algunas de estas nuevas canciones se pueden escuchar este sábado, el viernes 7, y el sábado 15 de diciembre en el Bar Tuñón (Maipú 849, reservas: 4312-0777 - entrada $15), a eso de las 23:30. En los conciertos suele haber músicos invitados como Alorsa, el cantante de La Guardia Hereje y el montevideano Alejandro Balbis, los últimos artistas amigos que pasaron por el Tuñón. Y atención platenses: el 20 de diciembre los chicos se presentan en la Casa de la Trova (diagonal 79 y esquina 57)


Página & blog:
www.cruzmaldonado.com.ar
http://www.cruzmaldonado.blogspot.com/


TE PUEDE INTERESAR