"¿A quién no le gustan las plumas?" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"¿A quién no le gustan las plumas?"

A la poeta Gabriela Bejerman la literatura le quedó chica: ahora, presenta su primer disco, "Mandona", donde le pone bases electrónicas a sus poemas.

Su voluptuoso andar –que enfila hacia Barrancas de Belgrano- se detiene, de repente, por un imprevisto. "Esperá", pide Gaby Bex, 34 años, poeta, escritora, compositora y cantante con flamante primer disco (¿algo más?). Y explica: "A la diva se le acaba de salir el taco". En un mundo lleno de estereotipos, Gaby –alter ego de Gabriela Bejerman, una licenciada en Letras (¡sí, había más!) que también vive de dictar talleres en un colegio-- logra sentirse a gusto escapándole a todos los encasillamientos a los que se la quiera someter. "Siempre me gustó la mezcla de esferas, juntar lo académico con la vida misma, con salir a la noche a bailar, por ejemplo. Me gustaba hacer performance cuando caminaba por los pasillos de Puán y me gusta cantar poesía en una disco. En ese lugar que para muchos es descolocado o incómodo, yo me siento cómoda. Es un mezcla que invento, un territorio propio que me sienta bien", analiza ella, de pollera floreada, bijouterie de Barbie latina y... ¡remera de Iron Maiden!

Una diva suelta entre militantes del Partido Comunista en la Facultad de Letras. Cuesta creer que no te sintieras un bicho raro...
Sí, a veces me sentía bastante bicho raro. Allá todo tenía una estética bastante... despojada. Y yo vendía la revista que hacía y la miraban medio mal, porque era linda. Creo que había mucho prejuicio: si algo es lindo, es superficial y si es pop, seguro que no tiene contenido.

¿Quién es Gabriela Bejerman y quién es Gaby Bex? ¿Cómo se llevan en la cotidianeidad?
Yo buscaba un seudónimo para mi faceta musical, un nombre que no tuviera tantas letras, que sonara más ágil. Gaby es la de la música y Gabriela, la literaria. Pero en mi vida las facetas están bastante mezcladas. A veces me entero de que hay gente que no sabe que Gaby Bex es Gabriela Bejerman, o que Gabriela Bejerman es Gaby Bex. Otros piensan que soy esquizofrénica. Qué se yo, Gaby y Gabriela se empiezan a mezclar cada vez más. Cuando voy a una lectura de poesía me dicen, por ejemplo, "tocate alguna canción". Es todo parte de lo mismo.

Cuando te sentás a escribir, ¿sabés qué textos van a ir a parar a un libro y cuáles van a ser canción?
No siempre: muchas veces parto de un impulso inicial, me gusta trabajar desde la intuición. Después las cosas van tomando forma. Las letras para mis canciones pasan por un proceso de mucha transformación, en cambio la poesía sale de manera más fluida. Voy buscando las palabras exactas para cada ritmo. Componer me sale más fácil, es jugar con la música, aunque la canción tiene esa necesidad de querer decir algo de manera sintética y comunicativa. Me cuesta mucho escribir letras porque no siempre tengo algo para decir. Además, no todos los temas que me salen son tan fáciles de escuchar como "Palpito, papito", y hay que hacerse escuchar. A mucha gente le gusta más lo fácil, lo divertido. Pero yo no soy siempre así.

Para las fotos del disco elegiste jugar a la diva...
Es que, ¿a quién no le gustan las plumas? ¡Son de una suavidad...! Lo que yo propongo tiene mucho que ver con la imagen. Lo estético siempre complementa a la música. Pienso que también podría haber elegido una imagen más trash, más sacada, pero esta vez me gustó mostrarme más elegante, espiritual. Así son mis múltiples facetas.