¡Skalofriante! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¡Skalofriante!

Con casi 20 años de carrera, la banda presenta su nuevo y octavo disco, con sonidos de tango, ska festivo y un típico toque calzón: Lila Downs, que aparece como invitada.

Que una banda ska le ponga de nombre Tanguito a su último disco llama la atención: luego de 19 años de carrera –y a pesar que ellos busquen desmentirlo- Los Calzones parecen estar maduros (o "más duros", como bromeó Pitulo). Su nuevo álbum llega de la mano de 13 canciones donde se mezcla el más simpático ska con la "culocracia", el concepto que parece rodear al disco. Pitulo, guitarrista, explica que finalmente no se llamó así por problemas con la discográfica: no podían ponerle una mala palabra como título. Al final, Los Calzones decidieron dejar el nombre de su octavo álbum al azar: llenaron una bolsa con papelitos y salió... Tanguito.

"Le pusimos así porque es el nombre de una de las canciones. Ese mismo tema nos sonaba a tango cuando lo hicimos, y eso es algo que nos dicen siempre que tocamos en Europa. Y aunque a nosotros nunca nos pareció que sonábamos a tango, nos dimos cuenta que sí sonaba. Así fue que le pusimos Tanguito", cuenta Pitulo.

Como los últimos seis discos de Los Calzones, este está grabado con Gustavo Borner, y fue grabado y masterizado en Los Ángeles. Pero, a diferencia del resto, Tanguito contó con un proceso de grabación diferente. "Antes siempre buscábamos plasmar en un disco el sonido en vivo de Los Calzones y que quede todo guardado. Esta vez entramos a grabar un disco de estudio, con mucho menos prejuicio y sabiendo que había cosas que después en el vivo no íbamos a poder tocar. Tanguito tuvo todo un proceso que el resto de los discos no tuvieron", explica Pingüino, voz cantante de Los Calzones.

Sobresale la participación de Lila Downs en Loco, donde la cantante mexicana luce su voz en un tema con tono romántico. El cuento del tío y Culocracia asoman a una faceta de denuncia político-social, y Tanguito busca un aire tanguero. También hay momentos de reggae con Revolución y Rueda.

Hace unos años, Los Calzones se instalaron en Bariloche, y allí viven y conviven. Luego de tres años volvieron a presentarse en Buenos Aires y la ocasión marcó el reencuentro de la banda con el lugar que los vio crecer, Lomas de Zamora. El futuro les depara una fecha más en Capital (el 29 de noviembre, en El Condado) y después una gira por toda la costa.