Borges critica - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Borges critica

En Borges crítico, Sergio Pastormelo analiza el género analítico en la obra del autor de Ficciones y El Aleph. Según esta perspectiva, habría sido la materia preferida por el autor más importante de la literatura argentina. "Rendirse a Borges importa un suicidio intelectual", sentencia.

"Por sobre la poesía y la narrativa, fue el único género presente en toda su producción literaria", reflexiona tajante Sergio Pastormelo, sobre el carácter crítico de la obra de Borges.

El autor recorre la crítica borgeana desgajada en ensayos, reseñas y prólogos. Para este doctor en letras, graduado en la Universidad de La Plata, plantear el género de análisis como la disciplina predominante en Borges no es una afirmación de la que pueda salirse indemne. "(Lleva) a cuestiones demasiado opinables sobre teorías de los géneros o mezclas de géneros en Borges. Veo el ensayo crítico como el género dominante en su obra, pero puedo imaginarme un lector suyo interesado en su poesía y a quien la zona ensayística y crítica no le diga nada", reconoce Pastormelo.

El autor de Borges Crítico (FCE) es también subdirector de la revista de teoría y crítica literaria "Orbis Tertius", que recuerda uno de los cuentos más celebres del escritor más universal de la literatura nacional.

Sin embargo, para Pastormelo, Borges renegaba de la crítica especializada y canónica. "Se ve que tenía gran confianza en los saberes de los escritores sobre su propio trabajo, y trataba con bastante desdén los saberes de los críticos universitarios, locales o extranjeros", añadió en declaraciones a Télam.

¿Por qué leer Borges crítico? ¿Por qué explorar los caminos sinuosos de la crítica solapada en su literatura? Pastormelo también responde.

"Entrar en la crítica de Borges es entrar en una gran comedia intelectual. Él vio la vida literaria de esa manera: un mundo que era, ante todo, gracioso, del que podían extraerse bromas muy refinadas y desopilantes".

En Borges crítico aparecen los tópicos preferidos del autor y su reconocido gusto por la literatura gauchesca y el Martín Fierro en particular. Por la obra de José Hernández llegó a polemizar con Ricardo Rojas y Leopoldo Lugones.

"Con el Martín Fierro tuvo una relación muy similar a la que tuvo con El Quijote. Valoró mucho esos libros y al mismo tiempo irresistiblemente se vio atraído por la posibilidad de escribir contra algunos elogios de sus principales críticos".

Para Pastormela, la opinión especializada y académica terminó por darle la espalda al género de análisis que Borges crítico redescubre cincuenta años después.



Fuente: TELAM

TE PUEDE INTERESAR