Delfín Quisphe: la última estrella kitsch - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Delfín Quisphe: la última estrella kitsch

Desde Ecuador conmovió al mundo con la historia de un amor sudaca trunco por el atentado a las Torres Gemelas, en formato videoclip muy bizarro. Ropa de cuero blanca y tecnofloclor latino mediante, este cantante popular ya es figura de culto: tiene blog, flogs y clubs de fans que reclaman: ¡Delfín hasta el fin!


Nunca viajó a los Estados Unidos. Sin embargo el Delfin Quishpe, cantautor popular ecuatoriano, está arañando sus 15 minutos de fama con un hit en homenaje a los caídos en el atentado a las Torres Gemelas. En realidad -muy marketinero- tituló Torres Gemelas a la canción que relata la historia de su "amorcito" que quedó "sepultada bajo los escombros" el fatídico 11-S y que gracias a YouTube está recorriendo el mundo. Dedicada "a todos los compatriotas que perdieron sus vidas el 11 de Septiembre del 2001", ahora el hit lanzado en diciembre pasado recobra intensidad por la muerte de dos ecuatorianos en el último atentado de la ETA en España. Aunque el furor del tema y de su autor tienen más que nada carácter bizarro.

Oriundo del interior de Ecuador, este hombre que comenzó su carrera a los 10 años cantando en festitivades populares y "deleitando a multitudes", hace seis que tiene una carrera musical más sólida en su país, con varios discos editados. Pero ahora que se despachó con este video -pésimo en su realización, se diría- de una canción muy bailable en un estilo que el mismo Delfín define como Tecnofolcklor: bases electrónicas mezcladas con ritmos del altiplano, le llegó la fama. Al menos virtual. Desde que la subió, generó una fiebre que incluye un blog oficial, con link a los múltiples fotologs donde sus fans admiran su vestuario de cuero blanco con recortes, le piden que se presente en el Festival de Viña del Mar, que componga más hits. En fin, le rinden homenaje al grito de ¡Delfín hasta el fin!

En realidad su sueño americano está más vivo que nunca. Sus ansias de conocer Estados Unidos lo llevaron a mezclar su imagen con las escenas de la tragedia que transmitió la televisión, con la excusa del amor sudaca trunco por el acontecimiento. Y aunque no está basado en una historia real, ni siquiera se puede confirmar que sea la novia de su amigo Jacinto que la inspiró al Delfín, sigue creciendo en popularidad. Otro milagro de la era YouTube. Ahora, si algún espíritu conmovido con su mensaje, su swing o los ritmos pegadizos de su música desea conocerlo, en su página oficial hay un número de muchos dígitos para contrataciones. Eso sí, hay que "Llamar con 1 semana de anticipación, ya que Delfín está muy ocupado amenizando bingos bailables" (sic).

TE PUEDE INTERESAR