Los chicos sólo quieren saltar - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Los chicos sólo quieren saltar

¿Buenos Aires es una ciudad aburrida? La solución es redescubrirla con adrenalina de la mano de dos clanes de Parkour. ¡A volar!

-Chicos, ¿les puedo pedir por favor que dejen de saltar? Además, ¿me pueden explicar por qué saltan?
-Porque nos parece más divertido que patear una pelota y meterla adentro de un arco.

Como si vivieran en el Día de la Marmota, el custodio de la plaza ubicada detrás de la Biblioteca Nacional y los practicantes de Parkour repiten la misma charla todos los días. Y la conversación siempre termina con el mismo final: "Nos vamos, pero vamos a volver". Es que los distintos clanes quieren entrenar, pero al parecer la actitud BA no acepta todavía ver a teens trepándose a los árboles, colgándose de estructuras edilicias y ensayando saltos de precisión.

"Mucha gente me dice que estoy loco, que un día voy a caer mal y me voy a golpear la cabeza, pero nada que ver", explica Rusé, cabecilla del grupo "White Dragons". Y continúa: "Todo lo hacemos paso a paso, primero aprendemos la técnica del roll, después para subir paredes, para saltar de un metro, de dos. Cuando estamos confiados recién probamos cosas nuevas. En nuestro clan nunca se lastimó nadie. Lo trabajamos bien mentalmente y estudiamos lo que vamos a hacer". A su lado Artur asiente: "A mi también me dicen loco, pero yo obtengo mis beneficios, ganó en salud, en físico y mentalidad".

En la vereda opuesta, la trágica muerte de un chico porteño que hacía parkour entristeció el fin de año. El parkour, deporte urbano fundado por el francés David Belle, es para muchos un riesgo innecesario, una aventura peligrosa. Para otros, es una filosofía de vida basada en la autosuperación.  Algunos, como el trío de los "Dragones Blancos", lo toman más en serio: sus integrantes quieren convertirse en dobles de riesgo o en personal trainers. Otros lo hacen porque sí. Se juntan varias veces por semana en ATC, en la Facultad de Derecho y en distintas plazas buscando nuevos obstáculos y escapándole a la seguridad. Cada cual que asuma las consecuencias...

TE PUEDE INTERESAR