¿Prohibido salivar? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿Prohibido salivar?

La vida de Albert Reyes –un graffitero top de Los Angeles- cambió desde que se transformó en el creador de una nueva técnica artística: dibuja en el piso gracias a la habilidad de su... ¡escupitajo!



Sin dudas: con el pollo que el "Chino" Benítez le propinó al "Bofo" Bautista en aquel accidentado partido por la Libertadores entre Boca y Guadalajara en la Bombonera, Albert Reyes –graffitero top de Los Angeles, 36 años- se habría hecho un festival. Es que, al contrario del ex DT xeneize, que con su actitud dibujó un escándalo, Reyes hubiera transformado ese potente escupitajo en una obra de arte. Claro que decir esto es como comentar los resultados de la fecha con el diario del lunes en la mano, ya que otrora el descontrol de Benítez, el joven norteamericano no era todavía cultor de una nueva raza dentro del arte callejero: el spit art o arte escupido.

Para Reyes, esta nueva técnica artística nació de casualidad una tarde que caminaba con su novia y ella escupió la bebida que tomaba. Según él, el charco que se formó en el cemento tenía la forma de un pollo. "Yo puedo hacer eso. Es como un graffiti, pero sin consecuencias", pensó...

Desde entonces, el ritual de sus dibujos incluyó una caminata hasta terminar en frente de una galería, donde toma un sorbo de agua –preferentemente- y hace de su boca un aerosol. "Puedo hacer una línea muy fina con vino blanco", dice al tiempo que asegura que su escupitajo "es como un lápiz afilado". Sus obras le demandan cinco minutos, tiempo que transcurre con el cuerpo casi besando el pavimento. El resultado final, son figuras de tres metros. Puesto a marcar las diferencias con el graffiti tradicional, Albert se inclina por lo obvio: "Se evapora en un rato". ¿Sabrá el "Chino" Benítez de esta nueva tendencia?

TE PUEDE INTERESAR