Estímulos cruzados - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Estímulos cruzados

"Sinestesia" es una obra donde videos, música y danza se fusionan hasta parecer una sola expresión artística, un sólo estímulo y así, confundir los sentidos del espectador.

Muchos pensarán que existen sólo dos maneras para poder ver sonidos, escuchar colores y tocar el movimiento: padecer sinestesia o ingerir una dosis importante de ácido lisérgico (LSD). Pero, Jorge Grela está seguro que se puede alcanzar ese estado sin enfermedades ni drogas de por medio. Jura que combinando distintos estímulos puede confundir los sentidos de todos los que se acerquen hoy a las 19.30 a la sala Villa Villa del Centro Cultural Recoleta.

"Es un ciclo que reúne música, video y danza. Tomé como pretexto el concepto de la sinestesia-condición que afecta a una sola persona entre dos mil- para poder juntar las tres áereas en las que vengo trabajando desde hace diez años", comenta Grela, compositor, DJ y productor musical. La obra se estrenó en diciembre de 2005 en el Centro Cultural San Martín y en mayo de este año en el Borges. Pero nunca es la misma, porque se basa justamente en la experimentación y en la improvisación. Cambian los espacios a abordar, los intérpretes y la escenografía. En esta tercera edición, por ejemplo, habrá dos pantallas gigantes en las que se proyectarán 8 videos y dos escenarios móviles donde bailarán los coreógrafos. A diferencia de los espectáculos anteriores, esta vez los espectadores no tendrán butacas donde sentarse.

A partir de las 19.30, los sentidos comenzarán a ser estímulados con una presinestesia a cargo de Omar Salgado, Vaia, Electrip y Dark Vibration, músicos que se dedican a la experimentación de sonidos electrónicos. Después, llegará el momento de desorientar a la vista con los videos curados por Andrés Denegri.

"No pretendemos que el público vea un módulo y diga: tuve un estado sinestésico . Eso queda en cada uno, puede que alguno lo sienta o puede que no. Hay mucho riesgo en juego por la improvisación", explica Grela y agrega: "En Buenos Aires estaba faltando un espacio abierto a la experimentación en vivo. Hay muchas obras de trabajo de improvisación, pero generalmente se le muestra a la gente el producto terminado. Aquí no sucede eso. Lo que se da es único y es irrepetible, si se vuelve a hacer diez minutos después es otra cosa. Eso es lo interesante de Sinestesia".

TE PUEDE INTERESAR