15 programas de la televisión que dieron que hablar en 2015 - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

15 programas de la televisión que dieron que hablar en 2015

Una lista con los ciclos que amamos o maldecimos, pero que a nadie dejaron indiferentes. 

15 programas de la televisión de 2015 que dieron que hablar. Foto: Web

Otro año se termina y la televisión entra en vacaciones, como buena parte de sus televidentes. Es época de repeticiones y resúmenes "con lo mejor del año", previos a un enero que promete traer novedades refrescantes a la pantalla chica de verano.

ShowMatch: tras 10 años del Bailando, el formato sigue siendo tan atractivo como al principio y el mérito es de su conductor, capaz de redescubrir al aire lo que ya vimos mil veces. Una medida de lo que significa el éxito. Estar en carrera.

Las figuras consagradas volvieron a imponerse en 2015, hubo ciclos que supieron consolidarse, hubo retornos, despedidas estruendosas y algunos programas que los televidentes abrazaron al ponerle una cuota de novedad a la grilla.

Estos son los 15 programas de la TV de 2015 que no olvidaremos, porque no pasaron desapercibidos para nadie y fueron tema de nuestras charlas cotidianas.

-SHOWMATCH: Año tras año, Marcelo Tinelli es el dueño de las mediciones de rating más candentes de la televisión, pero esa no es la noticia. Tras 10 años del Bailando, el formato sigue siendo tan atractivo como al principio y el mérito es de su conductor, capaz de redescubrir al aire lo que ya vimos mil veces. Una medida de lo que significa el éxito. Estar en carrera.

-HISTORIA DE UN CLAN: El gran ganador de los Premios Tato 2015 (12 galardones, incluido el de Oro) despertó desde el primer capítulo el apoyo de la crítica y del público. Actuaciones deslumbrantes, como la de Alejandro Awada y Chino Darín, más una dirección y guiones sin fisuras, fueron parte de un drama, basado en la historia criminal de Arquímedes Puccio, diferente para nuestra industria.

Gran Hermano 2015: el padre de los realities volvió más recargado que nunca. Sus participantes e historias fueron el enlace perfecto para un canal que se mueve como ninguno en las aguas de la materia "escándalo". Una suma exponencial que se tradujo en altas cifras de rating para la emisora.

-GRAN HERMANO 2015: El "reality show pionero" fundó una nueva era en su propia historia desde la pantalla de América. Más recargado que nunca, sus participantes e historias fueron el enlace perfecto para un canal que se mueve como ninguno en las aguas  de la materia "escándalo". Una suma exponencial que se tradujo en altas cifras de rating para la emisora (por momentos las galas llegaron a liderar su franja horaria) y que, por supuesto, regresará en 2016.

-COMBATE: Se volvió un ejemplo de cómo en la TV actual (la que trasciende el televisor y se trata más de smartphones, redes, apps y plataformas de streaming) el suceso de un producto va más allá de sus cifras de rating. El 4 de enero el ciclo de Canal 9 comenzará su sexta temporada con una idea base súper conocida, la de dos equipos que se enfrentan en juegos físicos, pero aggiornada.

-678: Con el mismo impacto que despertó en sus 6 años al aire, el ciclo ultrakirchnerista de la TV Pública se despidió tal como llegó, sin pasar desapercibido para nadie. Entre apoyos y críticas, el programa se volvió en un referente ineludible de la última década. Y mientras se define si tendrá futuro en el cable, algo es seguro: 678 marcó un antes y un después en la pantalla chica.

-ELEGIDOS: Desde hace 13 años, Marley y Telefe son una alianza indestructible. En 2015, el canal apostó por el talent show que funcionó de forma dispar en el mundo (en Estados Unidos se despidió tras una fallida primera temporada) y que gracias a una propuesta multipantalla o 360, trajo al presente los concursos de cantantes.

Las mil y una noches tuvo en vilo al país de la mano de la historia de amor de Onur y Sherezade y abrió la puerta para otros culebrones de ese origen. Una muestra de cómo los éxitos no conocen de fronteras, ni públicos.

-LAS MIL Y UNA NOCHES: Tuvieron su furor las telenovelas mexicanas, las colombianas, las brasileñas y en 2015 el "huracán" vino de la lejana Turquía. Las mil y una noches tuvo en vilo al país de la mano de la historia de amor de Onur y Sherezade y abrió la puerta para otros culebrones de ese origen. Una muestra de cómo los éxitos no conocen de fronteras, ni públicos.

-INTRUSOS: El 1º de enero Jorge Rial cumplirá 15 años al aire del ciclo que se volvió un clásico de nuestra tele. Aquello que impactó de nuestra farándula tuvo a Intrusos en el centro de la escena. El escándalo mayúsculo de Ariel Diwan y Gisela Bernal, la separación de Pampita y Benjamín Vicuña o el brote psicótico de Matías Alé, algunos de sus temas más calientes.

-EL DIARIO DE MARIANA: Sólo Mariana Fabbiani podía ponerse al frente de un ciclo de espectáculos y actualidad sin ser alcanzada ella misma por las gotas de la polémica. Y lo logró. Establecido como un juego entre el ángel (¿adivinen quién?) y sus demonios, el panel diverso de periodistas del ciclo mezcla información con diálogo picante. Una versión superadora del clásico magazine.

Esperanza Mía: 2015 quedará como el año que consagró a Lali Espósito. La historia de la falsa novicia que enamora a un cura devolvió a la pantalla las telenovelas rosas con un plus de comedia y mucha música.

-ESPERANZA MÍA: Es indudable que 2015 quedará como el año que consagró a Lali Espósito. La historia de la falsa novicia que enamora a un cura devolvió a la pantalla las telenovelas rosas, con un plus de comedia y mucha música. Para destacar, la química en la pareja protagónica (tanta, que terminaron emparejados) y un elenco sólido de primeras figuras y actores de corta edad.

-ENTRE CANÍBALES: Una trama sobre el mundo de la política, con la justicia por mano propia y la violación sexual como centro; de corte adulto y con una dupla taquillera como la de Natalia Oreiro y Juan José Campanella: ni la suerte ni el público estuvieron de su lado. En tiempos de apuestas magras, Entre caníbales se jugó por una mirada diferente y osada de hacer ficción en el país. Vale el intento.

-ALMORZANDO CON MIRTHA LEGRAND / LA NOCHE DE MIRTHA: “Has recorrido un largo camino, Chiquita”, se dice a sí misma la conductora, quien en 2016 cumplirá 47 años haciendo sus inoxidables almuerzos. Nunca desapercibida, Mirtha supo marcar agenda con sus invitados y sus mordaces preguntas en el ámbito político, como en el espectáculo. Una combinación muy “legranesca”.

Intratables: el año electoral le sirvió para lucir sus cualidades bien personales. Confeccionado a la medida de su conductor, Santiago del Moro fluye en lo que mejor conoce. Después de todo, la política también es show.

-INTRATABLES: Si hubo un programa que maduró y cómo, ese fue el programa de Santiago del Moro. Mezcla rara de programa político lisérgico con talk show, el año electoral le sirvió a Intratables para lucir sus cualidades bien personales. Confeccionado a la medida de su conductor, Del Moro fluye en lo que mejor conoce. Después de todo, la política también es show.

-PERIODISMO PARA TODOS: Tras 4 temporadas exitosas en el aire, Jorge Lanata eligió 2015 para que sea el último año del ciclo que lo devolvió a la TV abierta. Y si hay alguien que supo dar que hablar, ése es el periodista, que cada domingo despertó opiniones contrapuestas con sus informes y su particular estilo de encarar las noticias. En una tele donde todos "levantan", PPT marcó agenda.

-MASTERCHEF: Para los que adoraron la primera temporada, en 2015 el reality de cocina llegó por partida triple. Una nueva edición de concursantes adultos y dos versiones con chicos menores de 12 años, fueron parte del exitoso año de MasterChef. Una prueba de que hay vida para los reality shows más allá de los cantantes, bailarines y “hermanitos”. 

TE PUEDE INTERESAR