Julieta Díaz y una carta abierta con la emoción a flor de piel: "¡Ahora podemos disfrutar de Elena Antonia las 24 horas!" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Julieta Díaz y una carta abierta con la emoción a flor de piel: "¡Ahora podemos disfrutar de Elena Antonia las 24 horas!"

Luego de pasar 25 días internada en Neonatología, la pequeña se encuentra en casa y la actriz compartió un emotivo mensaje de agradecimiento. Sus palabras.

La felicidad y la gratitud de Julieta Díaz, tras el alta de Elena Antonia. (Foto: Web)
"DespuésLes deseamos los mejor a sus hijos, a ellas y a sus familias. Y gracias a nuestra familia, a nuestros amigos (familia elegida) y a ustedes por hacernos llegar sus mensajes de cariño y buena energía. Ahora estamos dedicados cien por cien a Elena y podemos disfrutarla las 24 horas. ¡Qué felicidad tan grande!"

"Estuvimos con mi marido 20 días sentados casi 10, 12 horas en Neonatología  y vi cómo trabajaban. Vi cuando yo llegaba un poco tarde a darle la teta a Elena y ella ya estaba despierta y boqueado, y la sostenían en brazos para calmarla. Ese tipo de cosas todo el tiempo, todos los días, con todos los bebés", escribió la actriz.

El mal trago pasó para Julieta Díaz y su marido, Brent Federighi. Tras dar a luz a Elena Antonia, el pasado 13 de diciembre, y haber pasado 25 días con la beba internada por problemas respiratorios, la actriz publicó una emotiva carta abierta. Hace unos días, la flamante mamá ya había usado su cuenta de Twitter para comunicar la noticia del alta de su hija y para mostrar la primera foto de la pequeña. Ahora, hizo público un mensaje en el que relató el duro momento que atravesado.

"Después de 20 días de internación, ¡llegamos a casa con Elena Antonia! Estamos muy felices los tres. Quiero aprovechar este espacio para agradecer primero a la Trinidad de Palermo y a su equipo de Neonatología. Coco Vain, Cecilia García y todo su equipo de maravillosos doctores, enfermeras, terapeutas, área de lactancia, secretarias, y todo, todo el staff. No sólo el nivel profesional fue excelente y dedicado, sino también lo humano. El cariño, la precaución, el respeto, el tiempo, la dedicación, la generosidad, contención, la profesionalidad, todo. Y sé que el trato especial no fue sólo con nosotros/conmigo.

Estuvimos con mi marido 20 días sentados casi 10, 12 horas en Neo de la Trinidad y vi cómo trabajaban y cómo trataban a los bebes de padres que no estaban presentes. Con la misma dedicación, seriedad y amor a todos. Vi cómo cuando yo llegaba un poco tarde a darle la teta a Elena y ella ya estaba despierta y boqueaba, la sostenían en brazos para calmarla. Ese tipo de cosas todo el tiempo, todos los días, con todos los bebés. También pude ser testigo del tiempo y dedicación que los doctores y su equipo se toman para explicar y enseñar. No nos alcanzan las palabras para agradecer lo que han hecho por Elena y por nosotros. Cómo nos han contenido y enseñado todos los días.

Personalmente, además, quiero contar que me tocó un grupo de madres con otros bebés en Neo con el que se formó, me imagino que ocurre seguido, un grupo también de contención hermoso y donde también nos permitíamos reírnos un rato de tonterías que tanto nos hacían falta. Gisela, Guadalupe, Verónica, Agustina, Loana, Ana, las dos Gabys y muchas madres más. Hoy amigas.

Les deseamos los mejor a sus hijos, a ellas y a sus familias. Y gracias a nuestra familia, a nuestros amigos (familia elegida) y a ustedes por hacernos llegar sus mensajes de cariño y buena energía. Ahora estamos dedicados cien por cien a Elena y podemos disfrutarla las 24 horas. ¡Qué felicidad tan grande!".

de"Después"Después de 20 días de internación, ¡llegamos a casa con Elena Antonia! Estamos muy felices los tres. Quiero aprovechar este espacio para AGRADECER. Primero a la Trinidad de Palermo y a su equipo de Neonatología. Coco Vain, Cecilia García y todo su equipo de maravillosos doctores, enfermeras, terapeutas, área de lactancia, secretarias, y todo, TODO, el staff. No sólo el nivel profesional fue excelente y dedicado, si no también lo humano. El cariño, la precaución, el respeto, el tiempo, la dedicación, la generosidad, contención, la profesionalidad, TODO. Y sé que el trato especial no fue sólo con nosotros/conmigo. Estuvimos con mi marido 20 días sentados casi 10, 12 horas en Neo de la Trinidad y vi cómo trabajaban y cómo trataban a los bebes de padres que no estaban presentes. Con la misma dedicación, seriedad y amor a todos. Vi cómo cuando yo llegaba un poco tarde a darle la teta a Elena y ella ya estaba despierta y boqueado, la sostenían en brazos para calmarla. Ese tipo de cosas todo el tiempo, todos los días, con todos los bebés. También pude ser testigo del tiempo y dedicación que los doctores y su equipo se toman para explicar y enseñar. No nos alcanzan las palabras para agradecer lo q han hecho por Elena y por nosotros. Cómo nos han contenido y enseñado todos los días.El mal trago ya
Les deseamos los mejor a sus hijos, a ellas y a sus familias. Y gracias a nuestra familia, a nuestros amigos (familia elegida) y a ustedes por hacernos llegar sus mensajes de cariño y buena energía. Ahora estamos dedicados cien por cien a Elena y podemos disfrutarla las 24 horas. ¡Qué felicidad tan grande!" de 20 días de internación, ¡llegamos a casa con Elena Antonia! Estamos muy felices los tres. Quiero aprovechar este espacio para AGRADECER. Primero a la Trinidad de Palermo y a su equipo de Neonatología. Coco Vain, Cecilia García y todo su equipo de maravillosos doctores, enfermeras, terapeutas, área de lactancia, secretarias, y todo, TODO, el staff. No sólo el nivel profesional fue excelente y dedicado, si no también lo humano. El cariño, la precaución, el respeto, el tiempo, la dedicación, la generosidad, contención, la profesionalidad, TODO. Y sé que el trato especial no fue sólo con nosotros/conmigo. Estuvimos con mi marido 20 días sentados casi 10, 12 horas en Neo de la Trinidad y vi cómo trabajaban y cómo trataban a los bebes de padres que no estaban presentes. Con la misma dedicación, seriedad y amor a todos. Vi cómo cuando yo llegaba un poco tarde a darle la teta a Elena y ella ya estaba despierta y boqueado, la sostenían en brazos para calmarla. Ese tipo de cosas todo el tiempo, todos los días, con todos los bebés. También pude ser testigo del tiempo y dedicación que los doctores y su equipo se toman para explicar y enseñar. No nos alcanzan las palabras para agradecer lo q han hecho por Elena y por nosotros. Cómo nos han contenido y enseñado todos los días.
 
Personalmente, además, quiero contar que me tocó un grupo de madres con otros bebés en Neo con el que se formó (me imagino que ocurre seguido) un grupo también de contención hermoso y donde también nos permitíamos reírnos un rato de tonterías que tanto nos hacía falta. Gisela, Guadalupe, Verónica, Agustina, Loana, Ana, las dos Gabys y muchas madres más. Hoy amigas.
 
Les deseamos los mejor a sus hijos, a ellas y a sus familias. Y gracias a nuestra familia, a nuestros amigos (familia elegida) y a ustedes por hacernos llegar sus mensajes de cariño y buena energía. Ahora estamos dedicados cien por cien a Elena y podemos disfrutarla las 24 horas. ¡Qué felicidad tan grande!"  20 días de internación, ¡llegamos a casa con Elena Antonia! Estamos muy felices los tres. Quiero aprovechar este espacio para AGRADECER. Primero a la Trinidad de Palermo y a su equipo de Neonatología. Coco Vain, Cecilia García y todo su equipo de maravillosos doctores, enfermeras, terapeutas, área de lactancia, secretarias, y todo, TODO, el staff. No sólo el nivel profesional fue excelente y dedicado, si no también lo humano. El cariño, la precaución, el respeto, el tiempo, la dedicación, la generosidad, contención, la profesionalidad, TODO. Y sé que el trato especial no fue sólo con nosotros/conmigo. Estuvimos con mi marido 20 días sentados casi 10, 12 horas en Neo de la Trinidad y vi cómo trabajaban y cómo trataban a los bebes de padres que no estaban presentes. Con la misma dedicación, seriedad y amor a todos. Vi cómo cuando yo llegaba un poco tarde a darle la teta a Elena y ella ya estaba despierta y boqueado, la sostenían en brazos para calmarla. Ese tipo de cosas todo el tiempo, todos los días, con todos los bebés. También pude ser testigo del tiempo y dedicación que los doctores y su equipo se toman para explicar y enseñar. No nos alcanzan las palabras para agradecer lo q han hecho por Elena y por nosotros. Cómo nos han contenido y enseñado todos los días.
 
Personalmente, además, quiero contar que me tocó un grupo de madres con otros bebés en Neo con el que se formó (me imagino que ocurre seguido) un grupo también de contención hermoso y donde también nos permitíamos reírnos un rato de tonterías que tanto nos hacía falta. Gisela, Guadalupe, Verónica, Agustina, Loana, Ana, las dos Gabys y muchas madres más. Hoy amigas.
 
Les deseamos los mejor a sus hijos, a ellas y a sus familias. Y gracias a nuestra familia, a nuestros amigos (familia elegida) y a ustedes por hacernos llegar sus mensajes de cariño y buena energía. Ahora estamos dedicados cien por cien a Elena y podemos disfrutarla las 24 horas. ¡Qué felicidad tan grande!"