Zaira Nara, íntima: "A los 22 años tomé el casamiento como un juego, hoy lo tomaría como un trámite" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Zaira Nara, íntima: "A los 22 años tomé el casamiento como un juego, hoy lo tomaría como un trámite"

La modelo y conductora habló con la revista Para Ti sobre su relación con Juan Mónaco, su fallida boda con Diego Forlán, la convivencia y la posibilidad de casarse y tener hijos.

Zaira Nara, sin apuro para casarse con Pico Mónaco. (Fotos: Twitter y Web)

Mucho más madura, asentada en su carrera y ya sin la presión mediática de hablar de su relación de pareja, Zaira Nara (26) se relajó y ahora sí se anima a contar algunos detalles de su noviazgo con Juan "Pico" Mónaco (30).

"Lo que pasó con aquel casamiento (que no fue, con Diego Forlán) fue que yo tenía 22 años y era muy chica. Entonces, lo tomé como un juego. Así como en su momento una juega con las Barbies, otro día jugás a casarte. Hoy lo tomaría como un trámite. Me parece que en realidad lo mío fue algo totalmente normal y típico que tomó mucha trascendencia".

En la revista Para Ti, la bella modelo y conductora de Tu mejor sábado (Canal 9, sábados a las 19) reveló: "Hoy, casarme no es algo que me quite el sueño. Tengo tantas otras cosas que me ocupan que no me detengo a pensarlo. Quizás lo veo para más adelante, ya cuando tenga mis hijos".

Zaira está en pareja hace tres años con Mónaco y desde hace seis meses convive con él en su departamento de soltero: "Hacía tiempo que veníamos hablando el tema de la convivencia y el robo a mi casa (el 26 de abril un grupo de delincuentes ingresaron a su casa y la desvalijaron) fue el empojón que me faltaba. Como Pico viaja un montón, cuando viene a Buenos Aires tiene poco tiempo y quiere hacer de todo. Nos pasaba mucho que él llegaba y en diez días quería verme a mí, a sus amigos, a sus papás y a su familia en Tandil. Era tremendo y siempre se sentía tironeado. En ese sentido, me parece que vivir juntos ayuda. Saber que nos vamos a dormir y a despertar juntos nos relaja. Así yo no tengo problema que haga programas con sus amigos y a él no le molesta que yo labure todo el día", cuentó.

La menor de las Nara agregó: "Nos mudamos a su departamento porque había muchos motivos para que fuera su casa y no la mía. Por empezar, es más grande, pero además la mía es la típica casa de mujer y no daba para que viniera él. La suya con pocos cambios podía llegar a ser unisex, la mía no: hasta tiene la heladera rosa".

"Hoy no es viable para nosotros tener un hijo por una cuestión de tiempos. Pico viaje un montón y yo trabajo demasiado. Sé que hay un momento en el que no podremos seguir posponiéndolo, pero por suerte nosotros todavía podemos estirarlo un poco más".

La modelo abrió un poco más su corazón y dijo: "Con Pico somos muy parecidos y creo que por eso nos llevamos tan bien. Tenemos mucho en común: en lo personal, en la vida diaria, en la relación con nuestros seres queridos y en cómo nos tomamos el trabajo. Siento que en este momento de mi vida me hace bien estar con alguien con quien me entiendo tanto".

Con respecto a su pasado y a su relación anterior, con Diego Forlán (35), Zaira se animó a decir: "Me parece que lo que pasó con aquel casamiento (N. de la R.: a 40 días de la boda la relación terminó) fue que yo tenía 22 años y era muy chica. Entonces, lo tomé como un juego. Así como en su momento una juega con las Barbies a cocinar, otro día jugás a casarte. Quizás cuando sos más chica el casamiento es un sueño, hoy yo lo tomaría como un trámite. ¿Si pienso en cómo hubiese sido si me casaba con Diego? Nooo. Me parece que en realidad lo mío fue algo totalmente normal y típico que tomó mucha trascendencia. No lo pienso ni le doy más lugar que el que le dan ustedes cuando me lo vuelven a preguntar".

Volviendo a su relación con Pico Mónaco, Zaira sumó: "A los dos nos gustaría tener hijos. Wanda (27) siempre me jode con que cada vez que voy a visitarla demoro dos años mi maternidad. La realidad es que hoy no es viable para nosotros tener un hijo por una cuestión de tiempos. Pico viaje un montón y yo trabajo demasiado. Tener un hijo implicaría dejar de lado cosas que por ahora no quiero abandonar. Sé que hay un momento en el que no podremos seguir posponiéndolo, pero por suerte nosotros todavía podemos estirarlo un poco más".

TE PUEDE INTERESAR