El doble duelo de Nazarena: "Recién ahora asumí que Fabián está muerto, y Jaz no va a volver más" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El doble duelo de Nazarena: "Recién ahora asumí que Fabián está muerto, y Jaz no va a volver más"

La actriz habló en Intrusos de cómo transita el difícil momento personal y financiero, por la quiebra de la productora.

Nazarena Vélez transita la parte más dura del duelo, la de reconocer que su marido Fabián Rodríguez murió.  Los tres meses y medios que pasaron desde el día de la tragedia la actriz de Los locos Grimaldi los vivió en una "realidad ficticia", inventada, pero la ficha le cayó y hoy el día a día se le hace cuesta arriba.

"La que cayó ahora en la realidad fui yo. Este es el peor momento del duelo. Es como asumir que te amputaron una parte de tu cuerpo"

"La que cayó ahora en la realidad fui yo. Este es el peor momento del duelo. El primer mes no existía, estaba muerta. El segundo mes traté de evadirme, y ahora asumí que se murió. Por momentos siento que me llevó con él en su cajón", pronunció Nazarena en Intrusos.

Dar este paso no implica que su dolor desaparezca, todo lo contrario, pero le sirve para tomar decisiones y mirar para adelante. "Es como asumir que te amputaron una parte de tu cuerpo. Es saber que de acá hasta que me muera es esto lo que voy a sentir, que él no va a volver y que voy a tener que remar mucho lo de Thiago. Es saber que nos volveremos a encontrar cuando yo me muera y Dios lo decida. Pero esto me permitió estar más realista y tomar menos medicación", dijo.

"Económicamente estoy pagando, pero Jaz no va a volver más, no lo puedo levantar"

En otra línea de la charla, Vélez comunicó el fin de su productora. "¿Económicamente te estás recuperando?", indagó Jorge Rial, refiriéndose a la enorme deuda que afronta su empresa, y esto dijo: "Económicamente estoy pagando, pero Jaz no va a volver más, no lo puedo levantar. No le voy a dar la quiebra porque quiero pagar todo, lo más que pueda. No puedo volver con Jaz porque es mucha plata".

En medio de tanto dolor, Nazarena encuentra consuelo y sostén en su familia, pero también en el público, que le demostró su incondicional amor: "El teatro no es un bálsamo, lo único que me hace bien es el amor de la gente. Nunca pensé que me querían tanto", concluyó.

TE PUEDE INTERESAR