Natalia Oreiro: "Me encanta que me hagan mimos, no podría estar con una pareja que no fuera afectuosa físicamente" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Natalia Oreiro: "Me encanta que me hagan mimos, no podría estar con una pareja que no fuera afectuosa físicamente"

La protagonista de Solamente vos es tapa de El Planeta Urbano: habló de su relación con Ricardo Mollo, de su hijo Merlín y realizó una colorida y dulce producción de fotos.

La tapa de la revista Planeta Urbano.

Es la protagonista de uno de los éxitos de El Trece, vive un gran momento profesional y también personal.

"Sé que soy la mejor mamá que puede tener Merlín porque él me eligió. Estoy convencida de que los hijos eligen a los padres y no al revés, y eso a mí me quita mucha presión, si no tendría mucha culpa".

Natalia Oreiro (36) se mete noche a noche en su papel de Aurora para hacer de las suyas en Solamente vos. Y luego, en su casa, también vive un exitoso presente junto a su hijo Merlín (1 año y 10 meses) y su marido Ricardo Mollo (56).

"Sé que soy la mejor mamá que puede tener Merlín, porque él me eligió. Estoy convencida de que los hijos eligen a los padres y no al revés, y eso a mí me quita mucha presión, si no tendría mucha culpa", le revela la actriz y cantante a la revista El Planeta Urbano, cuya tapa tiene a la bella uruguaya.

Además, Oreiro cuenta algo más de su pareja con el íder de Divididos: "Yo soy muy cariñosa, re mimosa y súper romántica. Me encanta que me hagan mimos y que me rasquen la espalda. Para dormirme, para despertarme. Soy medio gatito. No podría estar con una persona que no fuera afectuosa físicamente".

"Cuando conocí a Ricardo supe que iba a ser el hombre de mi vida, mi cuerpo sintió un cimbronazo".

"Después de 12 años como pareja se puede mantener ese nivel de romantisismo porque eso tiene que ver con la ternura, es un vínculo de la pareja. Si no lo tenés, lo buscás en otro lado porque es parte de lo que necesitás para sentirte contenta. Cuando conocí a Ricardo supe que iba a ser el hombre de mi vida, mi cuerpo sintió un cimbronazo", agrega Natalia. Y cierra: "Nosotros nos casamos a los cuatro meses de estar juntos. Teníamos una fascinación mutua y mucha similitud en nuestros gustos, que es desde donde uno construye. Y en lo que no nos parece, nos complementamos".

¡Qué romántico!

TE PUEDE INTERESAR