Facundo Pastor y Mónica Gutiérrez se tentaron y... ¡lloraron de risa al presentar una noticia policial! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Facundo Pastor y Mónica Gutiérrez se tentaron y... ¡lloraron de risa al presentar una noticia policial!

El periodista presentó un informe sobre el sacerdote que fue baleado en Mendoza, tras haber subido a dos prostitutas a su auto, pero no resistió la risa y contagió a la conductora.

Mónica Gutiérrez a Facundo Pastor, en pleno ataque de risa "No podés seguir. Vamos a poner las cosas en su lugar. La verdad es que es un hecho de inseguridad que termina mal… No podés seguir adelante, no sos un buen periodista. La verdad, Facundo, nunca te ví así…".

Como periodista especializado en temas policiales, Facundo Pastor debía presentar el informe sobre un sacerdote de 37 años que fue baleado en la ciudad mendocina de Godoy Cruz. Pero los detalles del hecho hicieron que se tentara y contagie las carcajadas a Mónica Gutiérrez, incluso hasta las lágrimas.

Según la crónica de América Noticias, el cura invitó a una prostituta a subirse a su auto para luego sumar a otra trabajadora sexual. "La segunda mujer le remite al padre que había tenido un problema y que estaba un poco descompuesta. A lo cual el padre, en un gesto solidario, les dice que la van a llevar a la casa", relató Pastor.

Entre incontenibles risas, Gutiérrez auxilió a su colega y explicó: "No podés seguir. Vamos a poner las cosas en su lugar. La verdad es que es un hecho de inseguridad que termina mal… No podés seguir adelante, no sos un buen periodista. La verdad, Facundo, nunca te ví así…", descontracturó la conductora. Para colmo, los presentadores se quitaban los auriculares del oído, ya que sus productores les hacían chistes.

La crónica policial que no podían contar entre risas daba cuenta de que este sacerdote, acompañado por dos prostitutas, al parar con su vehículo a la una de la madrugada en un semáforo, fue atacado por dos delincuentes con armas de fuego y pretendieron quedarse con sus pertenencias. Al investigar, la Policía encontró en el auto dos gramos de cocaína y mil pesos, por lo que el trío quedó detenido, pero los atacantes escaparon.

El episodio de inseguridad sucedió ayer y el cura Marcelo Lopresti aún continua internado en el Hospital Central, recuperándose del balazo que recibió en el abdomen. Al final, Guillermo Andino cerró el informe con humor católico: “Amén”.

TE PUEDE INTERESAR