Conmovedora confesión de Alfredo Casero: "A los 49 años descubrí que Rogelio Casero no era mi papá biológico" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Conmovedora confesión de Alfredo Casero: "A los 49 años descubrí que Rogelio Casero no era mi papá biológico"

El actor habló en Lanata Sin Filtro a raíz de su polémica en Twitter, tras indignarse con Juan Cabandié por su actitud con la agente de tránsito. Y reveló una historia oculta.

El cruce en Twitter entre Alfredo Casero (51) y Cabito Massa Alcántara, a raíz del escandaloso video del legislador Juan Cabandié con la ex agente de tránsito Belén Mosquera ("enseñame lo que era la dictadura, Cabandié. Esta militancia a lo Cabito, me asquea”, tuiteó, y el humorista le salió al cruce) repercutió en los medios. Y derivó en una charla del actor de Farsantes con Jorge Lanata en su programa de radio Mitre, donde explicó las razones de su indignación con el candidato a diputado kirchnerista.

"Tuve un problema muy grande con mi identidad, hasta que me di cuenta de que Rogelio Casero no era mi padre. A mi padre (biológico) me lo sacaron andá a saber por qué, están todos muertos ahora. No sé quién fue. Pero no fue por cuestiones políticas. A los 49 años obtuve un resultado de ADN que dice que mi hermano es un señor que se llama Deval…"

Dejando de lado su perfil bajo, el artista reveló que hace dos años descubrió que quién lo crió desde bebé no era en realidad su padre biológico: "Tuve un problema muy grande con mi identidad hasta el punto de no saber quién es mi padre… Surgió con unas conversaciones, hasta que a los 49 años obtengo un ADN que dice que mi hermano es un señor que se llama Deval…"

Develando su doloroso pasado, Casero confesó: "Yo viví desde los 10 años en la calle… Mi padre (no biológico), Rogelio Casero, fue subsecretario de servicios públicos durante el gobierno de Arturo Illia. En el año 1966 hay un golpe de estado. El señor Casero era un tipo absolutamente derecho, insoportablemente rompepelotas con los números, era un ingeniero agrimensor. O sea que desde el año 68, que vivíamos en Vicente López, venían jeeps con milicos, apenas me lo acuerdo porque era muy pibe. Recuerdo que entraban y nos revolvían todo. Eso pasó hasta que nos fuimos a vivir a un monoblock de Avellaneda, porque todo esto nos empobreció. Tiempo después me di cuenta que Casero no era mi padre. A mi padre (biológico) me lo sacaron andá a saber por qué, están todos muertos ahora, nunca supe qué pasó. Pero no fue por cuestiones políticas".

Además, Casero explicó en Lanata Sin Filtro cómo vivió durante la última Dictadura: "En el año 76 yo laburaba en un taller mecánico, no podía hacer otra cosa, no me dejaban hacer otra cosa. Pueden ir a Pedro Echague y Rioja y preguntar si trabajaba en el taller que estaba enfrente de la casa del papá de Arturo Puig. Te lo aseguro".

Al final, Alfredo Casero sentenció: "Si me van a hacer callar por esto, voy a entrar tranquilamente en la más absoluta clandestinidad. Yo no voy a pedirle perdón a ninguno".

TE PUEDE INTERESAR