Leonardo Fariña, sacado y a puro insulto contra Karina Jelinek: "Se casó conmigo por amor, ¿y ahora me pide una increíble suma de plata?" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Leonardo Fariña, sacado y a puro insulto contra Karina Jelinek: "Se casó conmigo por amor, ¿y ahora me pide una increíble suma de plata?"

Sacado, el empresario salió al aire en Intrusos para repudiar la actitud de su esposa tras la separación, y apuntó contra Ana Rosenfeld: "Que no haga apología de la extorsión".

"Revisen el video de mi casamiento y fíjense por qué cuando le estoy por poner el anillo a Karina, se me cae. Pregúntenle a Karina si siempre se portó bien conmigo y qué le tuve que aguantar... ¿Se piensan que le tengo miedo a Karina Jelinek? Que supuestamente se casó conmigo por amor, ¿y ahora me está viniendo a pedir una suma increíble? ¡Que te diga cuánto me pidió!".

El escándalo por la separación de Karina Jelinek y Leonardo Fariña continúa aumentando el nivel de despecho, augurando un divorcio más conflictivo que la emblemática película La guerra de los Roses. Luego de que la modelo hiciera catarsis en diálogo con Ciudad Goti-K y en medio de la entrevista que Jorge Rial hacía con Ana Rosenfeld en Intrusos, el enigmático empresario exigió salir al aire para ejercer el derecho a réplica.

Sacado como nunca, Fariña apuntó contra Jelinek: "Toda la situación de los errores que cometí, no es lo que hablé con Karina en privado. Nosotros habíamos hecho un acuerdo. Si ella ahora quiere salir a inventar determinadas cosas para resguardarse, me parece bien. Pero ella rompió el pacto. Nosotros siempre acordamos no involucrar a la familia en cuestiones mediáticas".

También se refirió al supuesto desconocimiento sobre su paternidad que manifestó la modelo: "Salvador es mi hijo. Ella lo sabe. Estoy orgulloso de él. Puedo no ser el mejor padre ni el mejor marido, pero me parece muy bajo que Karina, que sigue siendo mi esposa, utilice estos artilugios para embarrar la situación. ¡Me importan un carajo los asesoramientos de los diez abogados que tiene!". En ese instante, Luis Ventura atestiguó la veracidad de la afirmación del joven, en base a la entrevista que la pareja brindó a Secretos Verdaderos.

Desde el piso, Ana Rosenfeld había asegurado que la morocha pretendía quedarse con el departamento que Leonardo le había regalado, y afirmó: "Información de Fariña tuve (desde que se casaron) y tengo. En el momento en que Karina la necesite, la va a tener, pero en Tribunales, no en los medios… Y en mi libro hay un capítulo que habla de los ‘sombreros panameños’", deslizó con picardía la letrado, cuando Adrián Pallares la consultó sobre las denuncias de Jorge Lanata.

Por eso, el muchacho del rodete advirtió a la amiga y abogada de su ex: "Que deje de hacer apología de la extorsión. Le pido que por favor represente a Karina con todo el resto de los abogados. Segundo, hablan del departamento y es un contrato de alquiler que tengo suscripto, y está dentro de una investigación federal. Yo respeto a la Justicia, no las extorsiones. Que Karina me haga el juicio que quiera, porque de mi parte se termina de buena voluntad". La acotación buscaba desmentir que el hogar estuviese escriturado a nombre de una "sociedad fantasma", como sugirió Rosenfeld.

"Salvador es mi hijo. Ella lo sabe. Me parece muy bajo que Karina, que sigue siendo mi esposa, utilice estos artilugios para embarrar la situación"

Sobre el final, Leonardo Fariña sembró un mar de sospechas sobre Karina Jelinek: "Revisen el video de mi casamiento y fíjense por qué cuando le estoy por poner el anillo a Karina, se me cae. Pregúntenle a Karina si siempre se portó bien conmigo y qué le tuve que aguantar yo a ella. Si tan corajuda es de tener diez abogados para querer sacarme plata, no tengo problemas. Me senté en un juzgado federal a declarar por las cosas en las que me autoincriminé, ¿y se piensan que le tengo miedo a Karina Jelinek? Que supuestamente se casó conmigo por amor, ¿y ahora me está viniendo a pedir una suma increíble? ¡Que diga cuánto me pidió!”, exclamó Fariña.

Acto seguido, se despidió con un vulgar agravio a su aún esposa ("¡Karina Jelinek me chupa la p...!"), tras un monólogo plagado de ellos.

TE PUEDE INTERESAR