Maru Botana, a corazón abierto: su encuentro con el Papa y la fortaleza para superar la muerte de su hijo - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Maru Botana, a corazón abierto: su encuentro con el Papa y la fortaleza para superar la muerte de su hijo

La conductora fue homenajeada en Gracias por venir y no pudo contener las lágrimas al hablar de Facundo. El video.

"No sé cómo hice para salir, como tuve esa fuerza. Salí adelante por mis hijos, fue un cachetazo muy fuerte. Pensé que me caía en un precipicio. A él lo siento conectado. En todo momento lo busco".

Fue un emotivo homenaje y participaron sus amigas más íntimas; sus compañeros de trabajo; sus hijos; su marido, Bernardo; y sus padres. Maru Botana visitó Gracias por venir y se emocionó hasta las lágrimas al repasar su carrera, hablar de su encuentro con el Papa y hasta del súbito fallecimiento de su hijo Facundo, a los 6 meses de edad.

Está bueno que te devuelvan lo que uno da tanto en la vida”, afirmó la querida cocinera y se refirió a su visita al Sumo Pontífice. “El encuentro con el Papa para mí fue un regalo de Dios. El día que lo eligieron, dije que lo iba a ir a ver. En el momento fue muy especial. A (Jorge) Bergoglio lo conocía, pero nunca había tenido contacto directo. El tiene muy claro lo que tiene que hacer. Tiene algo especial. Nos súper agradeció por haber ido. Es muy cariñoso, humilde y profundo”, aseguró Maru.

Un párrafo aparte merecen las palabras que les dedicó a sus hijos. “Yo quiero que sean felices y llenos de amor, quiero que lleven ese recuerdo toda la vida.  Tendría 10 hijos más y no tiene nada que ver con la religión. Nunca dijimos que íbamos a tener una familia grande, pero son como un premio. Soy una agradecida”, afirmó.

"El encuentro con el Papa fue un regalo de Dios. Es muy cariñoso, humilde y profundo".

Pero sin dudas, el momento más emotivo fue cuando habló sobre Facundo y cómo hizo para sobrellevar la pérdida. “Estoy más fuerte, esto me hizo disfrutar mucho más los momentos, ser más consciente, me hace estar más alerta. No sé cómo hice para salir, cómo tuve esa fuerza. Todo está digitado de alguna manera. Salí adelante por mis hijos. Los chicos volvieron a sonreír y ser felices. Fue un cachetazo muy fuerte. Pensé que me caía en un precipicio. Nunca me enojé con Dios. Dios se dio cuenta que se equivocó y por eso me mandó dos angelitos más. Sentí que fue por algo. A él lo siento conectado. En todo momento lo busco. Lo espiritual me sirvió un montón”, concluyó conmovida.

TE PUEDE INTERESAR