El curioso caso del conductor que remata sus tres Martín Fierro: "Necesito 20 mil pesos para publicar mi libro" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El curioso caso del conductor que remata sus tres Martín Fierro: "Necesito 20 mil pesos para publicar mi libro"

José Francisco Viñuela, periodista de Chaco, obtuvo las doradas estatuillas en la categoría federal y sorprendió con la inusitada venta en la red social. Ciudad.com lo contactó, y aquí cuenta su historia.

José Francisco Viñuela quiere vender sus estatuillas para editar su libro. (Foto: Facebook)

Cuando todos los artistas se pelean por ganar un Martín Fierro, un periodista radicado en Chaco puso a la venta las tres estatuillas que le otorgó Aptra en la categoría federal. Se trata de José Francisco Viñuela (48), casado y padre de cinco hijos, quien durante la entrevista con Ciudad.com reveló que pretende -con el dinero que obtenga- financiar la publicación de El Pacto, un libro en el que comparte su experiencia espiritual con su abuela ya fallecida.

"Vender los Martín Fierro es una cosa simbólica, yo puedo conseguir el dinero para financiarlo, como la ley de mecenazgo y demás. Pero no quiero esperar cuatro o seis meses más. Quiero sacarlo ya, tengo todo. A lo mejor aparece un cholulo con ganas de comprarlos".

- ¿Cuándo obtuviste los Martín Fierro que querés subastar?

- Nos nominaron durante 8 años consecutivos y ganamos por la producción de 1995, 1996 y 1997. Después me di cuenta que no competíamos con ningún programa local y no participamos más de la premiación. Antes de que Marcelo Tinelli mandara a Diego Korol a viajara por Europa, nosotros entrevistamos allá al Negro Cáceres, al nigeriano Emmanuel Amunike de Barcelona; a la Brujita Verón cuando estaba en Sampdoria, Carlos Bianchi como técnico de Roma… Fuimos el primer programa que viajó por todo el mundo… Y la última vez que nos nominaron, que la ceremonia se hizo en Córdoba, ganó un programa cordobés al que le habíamos ganado siempre. Me fui dando cuenta que todo era un gran tongo.

- ¿Cómo tomaste la decisión de ponerlos a la venta?

- En realidad no es que signifiquen mucho para mí los Martín Fierro. En su momento, sí. Pero después me di cuenta quiénes son los jurados de Aptra, no estamos hablando de nada extraordinario. Entonces, se me ocurrió ponerlo en Facebook y Twitter, pensando que a lo mejor aparecía algún cholulo con ganas de comprarlo. La idea era vender cada uno en 6 mil pesos.

- ¿Tenés alguna urgencia qué necesitas ese dinero?

- No, pero necesito 20 mil pesos para publicar un libro que ya tengo escrito y editado. Quiero ver cómo financiarlo. Ojo, no soy una persona pobre. Es más, lo del Martín Fierro es una cosa simbólica, yo puedo conseguir el dinero para financiarlo, como la ley de mecenazgo y demás. Pero no quiero esperar cuatro o seis meses más. Quiero sacarlo ya, tengo todo. Me falta la plata nada más. Por eso puse en venta las estatuillas, pensando además en la posibilidad de que trascienda la historia que tengo para contar.

"Mi libro se llama El Pacto, es de una experiencia paranormal con mi abuela. (...) Yo me crié con ella y, cuando murió, me avisó en un sueño de un amigo que estaba bien".

- ¿Recibiste alguna oferta concreta?

-Hasta ahora no, lo que pasa es que publiqué recién anoche… Pero siempre hay un cholulo, alguien que hace radio o televisión hace mucho. Acá tampoco nadie me reprochó nada y tampoco me llamaron de Aptra.

- ¿De qué es el libro?

- Se llama El Pacto, es de una experiencia paranormal con mi abuela. Yo me crié con ella porque mi mamá fue la primera mujer periodista de Chaco y laburaba todo el día. Y nada, mi abuela me decía en un dialecto italiano: “Cuando yo muera, debés cantar y bailar”. De chico no entendía qué quería decir, pero crecí y me di cuenta que si ella moría yo tenía que estar feliz porque ella estaría bien. Entonces, cuando ella me decía esa frase, yo le respondía que cantaría y bailaría, pero si ella me avisaba que estaba bien. Y bueno, se muere cuando yo tenía 23 años: canté, bailé y me puse feliz de una manera terrible. En ese momento era locutor de LR 26, Radio Nacional, y renuncié, vendí todas mis cosas y me fui a Segusino, Italia, donde nacieron mi mamá y mi abuela… Tomé esa determinación porque mi nona me avisó en un sueño de un amigo que ella estaba bien.

- ¿Por qué publicarlo ahora, con tanta urgencia?

- Esta experiencia personal yo se la conté a algunos amigos y me di cuenta que les hacía bien. Hasta que en febrero del año pasado mi hermana se ahorcó, se suicidó. Fue a partir de ahí que pensé que si podía ayudar más gente tenía que escribir un libro. Tardé unas 60 noches. Ahora estoy viendo cómo hacerlo e-book para que llegue a la mayor cantidad de lectores posibles. El libro es mío, nadie tiene los derechos, no arreglé con ninguna editorial. Tengo los presupuestos de dos imprentas para sacarlo, con la portada diseñada. Le tengo mucha fe.

- ¿Qué semejanzas y diferencias tendría con los trabajos de Ari Paluch y Claudio María Domínguez?

- Ninguna comparación. Para mí Claudio María Domínguez es un charlatán. Jamás lei nada de él. Y una vez me regalaron El Combustible Espiritual de Ari Paluch, pero no me atrapó. La cosa es que lo relatado en mi libro es todo real, no hay nada ficticio. Tampoco tiene nada que ver con Paulo Coelho, Brian Weiss ni el Ravi Shankar.

- Pero ya no seguís en el programa...

- No, ahora se llama VTV, antes se llamaba Chicos y chicas. Cumplimos 20 años al aire, hace unos cinco lo dejé, aunque la idea es mía. Continúa mi ex co-conductor. Yo conduzco el programa de FM más escuchado de la zona. Y trabajo como gerente de relaciones públicas de una fábrica de motos, pero con mis propias condiciones. Desde que renuncié como empleado público, la panacea de cualquier trabajador, decidí que sólo iba a trabajar para mí mismo.

TE PUEDE INTERESAR