Karina Jelinek: confesión explosiva y blooper escatológico en pleno móvil con Infama - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Karina Jelinek: confesión explosiva y blooper escatológico en pleno móvil con Infama

A puro glamour y haciendo gala de su ingenuidad, la modelo volvió a despegarse de Leo Fariña y descomprimió un tenso reportaje riéndose de su propia desgracia.

Cuando el cronista le preguntó si, antes de casarse, Fariña le contó que era padre de un nene de 5 años, ella admitió: "No, no lo sabía. Chicos, no sé nada. Por favor".

Cuando supere el mal trance que le toca atravesar de rebote, quizá la fortuna le sonría a Karina Jelinek (32) y se convierta en una verdadera diva del espectáculo local. Es que como protagonista involuntaria del presunto escándalo de corrupción con dinero del empresario kirchnerista Lázaro Báez, que involucra a su esposo, Leonardo Fariña, la escultural y transparente morocha le lanzó dos frases al notero Rafael Juli que harán historia. La primera, sorpresiva: "No sabía que Leo tenía un hijo". La segunda, escatológica: "Acabo de pisar caca".

Así, con la ingenua frescura que contrapesa con una envidiable intuición para protegerse, Karina atiende a la prensa con gentileza y desparpajo. "De ánimo estoy mejor, voy a estar bien. No sé cómo está Leo, no lo veo. Estamos separados hace un tiempo", dijo durante el móvil con Infama.

Mientras intentaba desesperadamente que su asistente encuentre y abra su auto, Jelinek se resignó cuando Rafa le preguntó si antes de casarse, Fariña le contó que era padre de un nene de 5 años: "No, no lo sabía. Chicos, no sé nada. Por favor...". Ante la insistencia del periodista, la morocha pidió piedad: “Chicos, yo vine a trabajar, necesito seguir con mi vida. De Leo no voy a hablar, que hable él, es un tema de él. Estoy distanciada de él hasta que se aclaren las cosas. Obvio que le creo, es mi marido y le quiero creer porque lo amo. Espero que se solucione todo, estoy muy dolorida”.

Segundos después, mientras caminaba hacia su auto, se paró y miró preocupada al notero: "Acabo de pisar caca", dijo con su mejor cara de... Karina. "Te lo juro, es lo último que me faltaba...". ¿Comenzará la suerte para Jelinek?

Cuando Karina por fin llegó a su lujoso Smart, descomprimió la comprometedora inquietud periodística: "Acabo de pisar caca", dijo, con la misma cara de seriedad con la que lanza un "lo dejo a tu criterio". Jelinek miró con atención su zapato y luego observó al movilero con gesto adusto, para lanzar un catárquico insúlto: "¡La c... de la lora!". Como una reina inmaculada, se despidió con una carcajada: "Pisamos los dos caca. Te lo juro, es lo último que me faltaba, pisar caca. Ya está...".

Concentrado en la nota, el cronista uruguayo negó haber pisado los desechos orgánicos del perro y volvió a la carga con sus preguntas. Así y todo, con palabras simples pero cautas, antes de escapar en su auto, reflexionó: "No sé si voy a volver con Leo. Vamos a ver más adelante qué hago de mi vida, voy a tomar una decisión. Por lo pronto tengo que seguir trabajando, como siempre. ¿Si le creo a Lanata? No sé, no lo conozco. De ese señor no voy a hablar (recontra sic)".

A puro glamour y luciendo su impactante cintura (en todo sentido), Karina Jelinek se despega del escándalo con el carisma intacto y riéndose de sus propias desgracias. ¿Nace una diva? Ella lo deja librado al criterio popular.

TE PUEDE INTERESAR