Toti Pasman protagonizó una pelea en Miami: "El tipo me empezó a gritar, se puso áspero" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Toti Pasman protagonizó una pelea en Miami: "El tipo me empezó a gritar, se puso áspero"

El periodista casi se ve envuelto en un escándalo en la ciudad del sol. En diálogo con Ciudad.com, explicó que fue a cambiar un celular defectuoso y la discusión estuvo al borde de... las piñas. ¡Ups!

Toti Pasman habló de su "enfrentamiento" en Miami (Foto: Web).

Toti Pasman había decido tomarse unos días de relax en Miami para desconectarse de las preocupaciones, aunque casi no lo logra. La hija del periodista había comprado en la zona de Lincoln Road un Blackberry de 320 dólares en diciembre pero, al poco tiempo, el celular dejó de funcionar.

"El tipo se puso nervioso y me empezó a gritar: ‘¿Querés pelear?’ Un chabón grandote, de dos metros", relató Toti.

El panelista de Desayuno Americano aprovechó la visita a La Florida para pasar por el local y hacer valer la garantía. Sin embargo, no estaba en los planes del dueño del local aceptar el pedido de Toti y la situación casi termina mal.

Cande había comprado un teléfono de 320 dólares. Al mes no funcionaba la cámara y a los dos meses ya no se escuchaba. Fui el viernes y la chica que estaba me dice que tenía que ir el domingo que estaba el encargado. Bueno, vuelvo ese día y le digo: 'Compré esto '. Y el tipo se calienta y me dice: 'Tenés que ir a Blackberry', y se puso nervioso y me empezó a gritar: '¿Querés pelear?' Un chabón grandote, de dos metros”, relató Pasman a Ciudad.com.

"'Quiero que me cambies el celular’, le dije en tono imperativo", contó Pasman.

Indignado, el periodista no se achicó. “Le dije: '¡¿Qué Blackberry?! Quiero que me cambies el celular'; se lo dije en tono imperativo, pero bien. Y el tipo entró en razón y me dio un celular nuevo. Fue una mínima discusión, pero se puso medio áspero. Yo llegué caliente porque me hicieron ir dos días”, contó Toti.

A pesar del mal momento, Pasman se ríe al recordar el hecho y hasta cierra la entrevista con una broma. “Eso fue todo, una discusión para cambiar el teléfono. Después me pidió disculpas y reculó. Lo que sí, después te cuento si el que me dio es bueno o no, jajaja”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR