Romina Propato contó la historia del hijo del corazón de Mariano Iúdica: "Es uno más de la familia para nosotros" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Romina Propato contó la historia del hijo del corazón de Mariano Iúdica: "Es uno más de la familia para nosotros"

La bailarina y esposa del conductor le brindó a Ciudad.com detalles de cómo llegó a sus vidas Osvaldo, el chico de 15 años que vive en su casa junto a ellos y Mirta, su mamá y empleada doméstica.

"Cuando nació Salvador (su hijo menor), necesitábamos a una persona que trabaje en casa y se pueda quedar con los chicos, y para nosotros Mirta fue una enviada. Ella dejó a sus dos hijos en Paraguay. Y a los dos años me planteó angustiada que estaba buscando otro trabajo porque quería traerse a su hijo menor al país".

Todos quedaron sorprendidos cuando Mariano Iúdica (42) reveló en Dale! la Tarde que hace 6 años tiene "un hijo del corazón". En medio de la emoción que causaba el tema del proceso de adopción que lleva adelante Marcelo Polino, el conductor se animó a contar una conmovedora historia personal.

"Se llama Osvaldo, tiene 15 años, vive conmigo hace 6 y es el hijo de Mirta. Vino a casa los 9. A veces me dice papá. Para mis otros hijos es un hermano más. Yo sé que a él le va a gustar, obviamente. Nunca lo conté porque... Lo trato como si fuera mi hijo. Lo reto, lo llevo a bailar, le firmo los boletines, voy a las reuniones de padres, me siento a solas. Está entrando a la adolescencia, hablamos de todos los temas que tengo que hablar con un chico de 15 años. Tengo una hija de 18 (Valentina); otra de 16, Bernarda (ambas de su primer matrimonio); a él de 15 (Osvaldo); y a Salvador, de 6 (fruto de su relación con Romina Propato). Son mis cuatro hijos", contó Mariano, sin dar mayores detalles, y dejando varias preguntas flotando en el aire.

Luego del programa, Ciudad.com se comunicó con la bailarina y coreógrafa Romina Propato, esposa del conductor, quien contó cómo fue que Osvaldo se integró a su familia, y quién es Mirta, la mamá de ese "hijo del corazón" que llegó a sus vidas hace 6 años: "Yo estaba empezando a trabajar, tenía a Salvador chico. Ni Mariano ni yo tenemos papás vivos. Digamos que Salvador estaba carente de un abuelo que lo pueda cuidar. Estábamos realmente necesitando a una persona que trabaje en casa y se pueda quedar con los chicos, y para nosotros Mirta fue una enviada. Ella dejó a sus dos hijos allá en Paraguay (Auxiliadora, la mayor; y Osvaldo). Y a los dos años me planteó angustiada que estaba buscando otro trabajo porque quería traerse a su hijo al país".

Mariano y Romina le propusieron a Mirta que trajera a vivir a su hijo a casa. "Osvaldo vino y nunca más se fue. Salva dice que es su 'hermano Ova'. El tiene su habitación, su madre también. Es un hijo más".

Fue entonces que Mariano y Romina le propusieron a Mirta que conserve el trabajo y pruebe traer a vivir a su hijo a casa. "Osvaldo vino y nunca más se fue. Ahí vive con nosotros y Salva, que es mi hijo, dice que es su 'hermano Ova'. El tiene su habitación, su madre tiene su habitación, mi hijo tiene su habitación, las hijas de Mariano tienen cada una su cuarto. Por suerte él tiene su lugar, es un hijo más. Va al colegio y cuando le compramos ropa a Salvador, le compramos también a Osvaldo. Para lo que necesite, firma, colegio, Mariano es como el padre acá... Y yo soy como su segunda mamá", explicó Propato. Y aclaró: "Osvaldo tiene a su padre biológico, pero prácticamente no tienen contacto".

Romina no estaba al tanto de la confesión televisiva de su esposo, porque a la tarde participaba de una reunión de trabajo con la producción de Stravaganza, pero manifestó: "Creo que si lo contó es porque se dio. El no se hubiera sentado a contar eso porque es como que quien hace una beneficencia diga ‘yo doné, puse plata’. Esas cosas no se dicen. Esas cosas las hace porque las quiere hacer, porque es su felicidad y es una decisión muy íntima. Calculo que la situación de Polino fue lo que le disparó a él a contarlo".

Como todo adolescente inquieto, Osvaldo tiene un sueño: "Juega muy bien al fútbol y está en el club Defensores de Belgrano. Está en liga, juega todos los domingos. Su pasión es el fútbol. Tratamos de incentivarlo a que estudie y que si realmente su pasión es ésa, que sea futbolista. Si es su deseo, lo apoyamos y lo llevamos a todos los lugares".

"Osvaldo va al colegio. Además juega muy bien al fútbol y está en Defensores de Belgrano".

Quizá con un poco de suerte, logre convertirse en jugador de las inferiores de River Plate cuando se presente a las pruebas en breve. Afuera tendrá a un hincha fanático del Millo alentándolo, como es Mariano Iúdica. Pero sobre todo, a un "papá del corazón" haciendo fuerza para que pueda cumplir su sueño.

TE PUEDE INTERESAR