Pasar al contenido principal

DEL SUSTO AL HUMOR

Roberto Pettinato y un particular relato del grave accidente de su hijo

Antes de volver de sus vacaciones en México, Lorenzo, de 4 años, se cayó de la cama y debió ser hospitalizado. El humorista contó la crónica, con su infaltable dosis de humor ácido. ¡Mirá!

PLAY ME
Por Nadia_Barreiro
Lunes 28 de Enero de 2013

A mediados de enero, Roberto Pettinato debió postergar su debut teatral en Carlos Paz con la obra Me quiero portar bien, por un grave accidente de Lorenzo, su hijo de 4 años. El conductor estaba de vacaciones en México junto a su mujer Karina El Azem y el pequeño, cuando -horas antes de volver a la Argentina- vivió un momento complicado que, pasado el susto, contó con humor.

"Mi hijo dio una vuelta carnero en el aire (que ni siquiera Charly García hizo), cayó, vi sangre, y me dice ‘papá’. Y ahí salta un chorro de sangre”, relató Pettinato sobre el accidente.

En el programa Más Viviana, Pettinato relató la crónica del accidente, que terminó con anestesia total y 15 puntos para el nene. "Jamás pensé que yo era tan buen padre... Hablemos de mí, porque yo soy el del mundo del espectáculo. No importa lo que le pasó a Lorenzo. Lo importante es lo que me pasó a mí como padre", comenzó diciendo con humor.

Luego se metió de lleno en el episodio. "Yo estaba tranquilo, porque mi mujer se había ido a las ruinas de Chichen Itza. Estaba escribiéndole un mensaje que decía ‘vení tranquila que está todo bien’ . En el siguiente mensaje, a los tres minutos, le puse: 'Lorenzo se abrió la cabeza'".

La cuestión es que su hijo estaba jugando en la cama, y según palabras del conductor “dio una vuelta carnero en el aire (que ni siquiera Charly García hizo), cayó, vi sangre y me dice ‘¡papá!’. Y ahí salta un chorro de sangre”.

Acto seguido, Pettinato salió de la habitación al grito de ‘doctor, doctor’. “Había tres ingleses que me miraban y se agarraban de sus pasaportes. No flaco, no te voy a robar el pasaporte, ¡pelotudo!’, pensaba yo. Quiero un doctor”.

Lo que siguió no fue gracioso, y aún no lo vive con humor. Tuvieron que dormir al nene con anestesia total para aplicarle 15 puntos de sutura, y debió quedarse tres días más en el hotel sin salir ni tomar sol. "Estábamos esperando que saliera el avión, era eso", finalizó Pettinato.