Pasar al contenido principal

El destape de Yanina Latorre: "Me divierte sacarme fotos con mi marido en la intimidad"

La panelista posó para Ciudad.com y habló de todo en una entrevista muy picante: cirugías, los Caniggia y botineras. 

Yanina Laotorre y una producción imperdible para Ciudad.com (Foto: Maxi Didari)
Por Florencia Maccione

Durante veinte años, la gente la conoció como “la mujer de Diego Latorre” y Yanina Latorre, lejos de renegar, ostenta el título con orgullo: “Soy una hija del Twitter y la esposa de Latorre, recontra asumida”, dice con una verborragia que, justamente, marcó su (propio) camino a la fama.

"Cuando estás casada con un jugador, si los dos están expuestos, termina todo mal. No es compatible".

En 2008 abrió una cuenta en la red social y todo cambió. Su amiga, la periodista Cristina Pérez, le dijo que tenía que llevar su humor a la radio y la definió a la perfección: “Sos la Tana Ferro”. ¿Se acuerdan del personaje que tan magistralmente interpretó Valeria Bertuccelli en Un novio para mi mujer? “Me encanta la gente que se queja, me cae bien. Para mí, ¡abajo el optimismo, arriba la queja!”, era una de las máximas de la Tana, ácida y desfachatada. Dos características que comparte con nuestra entrevistada…

“Me consideraba una ridícula que avergonzaba al marido en las reuniones. Ahora estoy contenta, nací para hablar. Este lugar en los medios me llegó tarde porque la vida tiene etapas. Por algo es, no lo podría haber hecho antes porque creo que cuando estás casada con un jugador, si los dos están expuestos, termina todo mal. No es compatible”, dice la panelista de Implacables, por Canal 9, y Mañana Sylvestre en Radio del Plata.

- ¿Siempre fuiste extrovertida?

- Siempre fui así pero mi marido es re serio y pacato, antes lo avergonzaba. Ahora se ríe por suerte. Si le molestaría, no lo haría. No pondría en juego todo lo que hice: tengo un proyecto de vida re lindo con Diego y un camino recorrido muy importante. Está buenísimo laburar, ser independiente, me va bien pero si jodería en algo a mi familia, no lo haría. El fútbol es un ambiente re machista, una carrera muy corta, de mucho viaje. No me considero dominada ni sometida, se nota por mi carácter.

- O sea que no criticás a las mujeres que dejan sus carreras para seguir a sus maridos.

- No, yo dejé todo por amor y no me arrepiento, ni me considero una estúpida, porque es todo consensuado y pactado. No está mal irte a vivir afuera por cierta cantidad de años con el amor de tu vida y padre de tus hijos, y después volver al país para seguir con lo tuyo. El tipo tiene la posibilidad de viajar afuera y ganar muchísimo dinero, ¿no va a ir porque vos te querés quedar para realizarte como modelo y ganar tres pesos? ¡No hay chance! La guita no hace la felicidad pero te calma bastante los nervios (risas).

"No coincido con esos que te dicen que la pareja es 50 % sexo, no hace falta ser absolutamente sexuales para amarse y ser feliz".

- Con tu mirada especializada en el asunto, ¿qué pareja botinera tiene futuro?

- A la única que le veo futuro es a la de Wanda Nara y Maxi López, ellos van a durar. Están enamoradísimos y algo muy importante: se casaron. Los jugadores de fútbol cuando te quieren, se casan. Sino, tienen hijos y no se casan. Lo único que te corresponde es que el tipo mantenga la mitad de los gastos de tu hijo. Ahora todas hacen al revés: se embarazan rápido, les encajan hijos y ninguno se casa. Después, pelean por una renta vitalicia. Es un horror que las minas tengan hijos para enganchar jugadores de fútbol porque los chicos no tienen la culpa, ¡y es lo que pasa todo el tiempo!

"Si tengo que buscar la plata de mi marido para gustarle a la gente, ya es patético el personaje". 

- Entonces, la única botinera famosa que hizo bien las cosas fue Wanda…

- Podrán decir que Wanda se expone, es algo que no comparto, pero como familia se manejan re bien. Soy amiga de ellos y no sabés el amor que tiene Maxi por ella.

- ¿Nunca fuiste de mostrar tus bienes, no?

- No, no me gusta. Tengo un lema de vida y por eso soy tan crítica con los Caniggia: tener dinero no te hace más que el otro, no te constituye como ser humano. Yo soy Yanina, si te gusta hablar conmigo, no necesitás mis carteras o los autos. Si tengo que buscar la plata de mi marido para gustarle a la gente, ya es patético el personaje. Me asumo, soy “mujer de” pero nunca me vas a ver en un escándalo o mostrando lo que tengo. Me encantan las mansiones y los lujos, pero los disfruto en privado y jamás hablé de la plata de mi marido. Nannis mostraba los zapatos de cinco mil dólares en lo de Tinelli y se ríe de los argentinos que son pobres, ¿cuál es la gracia?

Una producción de fotos diferente

Repite que lo suyo no es mostrar el cuerpo, que el arte de su seducción es el humor, pero se animó a realizar una producción muy sensual para Ciudad.com en la que deja en claro que su belleza está intacta a sus 44 años: “No me hice nada, sólo las lolas cuando era joven. Me da miedo mutar y no reconocerme. Veo chicas muy jóvenes y están todas tocadas, duras y con una mirada despavorida, si ellas supieran que lo más lindo en una chica joven es la frescura y la pierden por las cirugías”.

"A la única pareja botinera que le veo futuro es a la de Wanda Nara y Maxi López, ellos van a durar".

- Charlotte Caniggia es noticia por sus últimas cirugías, ¿qué opinás de ella?

- Me parece un horror que una chica busque la felicidad así. Claramente, tiene un problema psicológico y no lo digo peyorativamente. Creo que es una nena muy insegura, tuvo una madre muy acaparadora y dominante. Dice siempre que “ahora” que está operada va a sentirse más segura. Te digo la verdad, cuando salís del cirujano lo hacés con más lolas o colas, pero los problemas de la vida siguen siendo los mismos. Además, esta chica no es nada. Charlotte dice que quiere ser como Susana Giménez. ¡Es una falta de respeto! Susana es una mina carismática, una diva, hizo teatro, películas… Esta chica no sabe limpiarse la bombacha y quiere ser Susana, ¡me causa una gracia!

- ¿Qué hacés si tu hija te dice que quiere hacerse esas cirugías?

- Le digo que no, yo me operé a los treinta años y me las pagué yo. No voy a pagar ninguna cirugía. Las chicas no se dan cuenta que esa es la edad de la inocencia y que no es necesario un par de tetas para calentar.

"Me parece un horror que Charlotte Caniggia busque la felicidad con las cirugías".

- Después de veinte años con Diego, ¿cómo se hace para mantener la pasión?

- Se sigue manteniendo. No coincido con esos que te dicen que la pareja es 50 % sexo, no hace falta ser absolutamente sexuales para amarse y ser feliz, porque la vida tiene veinte mil etapas y yo creo que lo primordial es que tu marido sea compañero, amigo y cómplice. Sin eso, no hay durabilidad. Al principio, el sexo es súper importante y todavía me considero joven y es importante. Pero si él no fuera cómplice y no me moriría de risa con él, no me importaría nada el sexo. Ahora se puede, no vivimos más reprimidos, hay un montón de cosas: hay juguetes sexuales, una tiene la cabeza más abierta y hay que buscar todo el tiempo innovar. No te hablo de ponerte portaligas o disfrazarte porque yo creo que si me disfrazo de mucamita nos matamos de risa los dos y no pasa nada (risas). Nosotros viajamos mucho solos, buscamos espacios para la pareja.

- Días atrás, te robaron el celular: ¿habías alguna foto íntima?

- No, ¡porque borré todo desde mi computadora! (risas). Sí me he sacado fotos con mi marido, me divierte..

- ¿Te dio miedo que surgieran esas fotos?

- No, no me molestaría porque es mi marido y el padre de mis hijos. No es nada raro, es una foto de dos personas que se quieren.

- Florencia Peña la pasó muy mal por un tema similar.

- Sí, lo de ella era un video, fue distinto. En mi caso, nunca me filmé. La entiendo porque tiene hijos chicos y las madres del colegio la critican porque encima está divina. Tiene un lomazo, es más el odio de las minas porque después de dos hijos tiene un cuerpo increíble. Vi el video y me hago cargo. Está buenísimo: ves a una mina que después de muchos años de casada, la pasa bomba con el marido… O sea, ¡se puede! (risas). 

Fotos: Maxi Didari.

Producción: Lola Levit.

Make up y pelo: Gracia Santamaría.

Locación: Hotel Esplendor Buenos Aires - San Martin 780 - www.esplendorbuenosaires.com.

Agradecimientos: María Gorof, Vírgenes de BA, Caro Cuore, Ricky Sarkany, Paz Cornú.