Pasar al contenido principal

LA COLUMNA DE ANGEL DE BRITO

La trágica historia de la familia Nannis-Caniggia

Detrás de la aparente fiera, se esconde una mujer con un pasado duro. Su marido y sus padres la enfrentan; con su hermano tiene una feroz pelea; el misterioso suicidio de su suegra; y un país que la consume para criticarla.

Por Ángel De Brito
Viernes 22 de Junio de 2012

"Yo no quise ser conocida, nunca me importó, siempre me dediqué a mis hijos. Mi fama se debe a no seguir a mi marido como un perrito faldero y por vestir Versacce", aseguraba Mariana Nannis a la prensa española este año. Pero detrás de todo su bombardeo snobeador, yace una triste y complicada historia familiar.

La esposa de Caniggia volvió a los medios, esta vez gracias a la abúlica participación de Charlotte Caniggia en Bailando 2012. Con respecto a su hija, el propio padre Claudio Paul (disconforme con la búsqueda de fama de la adolescente) había expresado -mitad en broma, mitad en serio- a revista Pronto: "Lo único que puedo decir es que Charlotte Chantal es peor que Marina”. Contundente.

El golpe más fuerte fue el suicidio de Nélida, la abuela paterna de Charlotte, en 1996. Varias versiones que circularon en la prensa de aquel entonces, le adjudicaron parte de su depresión a una supuesta mala relación con su nuera Nannis, quien habría alejado al futbolista de su familia. Mariana lo desmintió.

Tras su relato en el Bailando, sobre la cantidad de prendas y zapatos que poseía, Mariana fue desmentida por su propio padre: “¡Qué va a tener 250 pares en cada casa! Sólo debe tener en total esa cantidad”, aseguró su progenitor a Este es el show, y también reveló que “su hija no era así de chiquita”, que ellos eran una familia trabajadora de Olivos y que “jamás se fue de recorrida por el mundo” con su hija. Segundo cross contra la botinera vip.

Más que tensa es la relación de Mariana con su hermano Gonzalo, quien declaró en Radio 10: “Caniggia tiene problemas de drogas y es hipócrita con su adicción”, de la cual su esposa quiso rescatarlo “internándolo en una oportunidad”. También habló de “varias amantes que tenía (el jugador) con las que desaparecia y yo tenía que ir a rescatarlo”. Mariana montaba en cólera y no le hablaba por tres días, “hasta que la paz llegaba cuando él le regalaba un reloj de 30 mil dólares”, afirmaba su propio hermano. Tercer combate de la interna familiar.

Pero sin dudas, el golpe más fuerte para todos ellos fue el suicidio de Nélida, la abuela paterna de Charlotte Chantal, en 1996. Nélida Tomasa Iglesias de Caniggia se arrojó al vacío desde el balcón del quinto piso de su departamento, en el barrio de Belgrano. La mujer de 60 años se quitó la vida y varias versiones que circularon en la prensa de aquel entonces, le adjudicaron parte de la depresión de la mujer a una supuesta mala relación con su nuera Nannis, quien habría alejado al futbolista de su familia y habría negado a sus padres la posibilidad de visitar a sus nietos en Roma.

En tal sentido, otra nuera de los Caniggia, Anabelle, manifestó a gritos ante el periodismo: "¡Mi suegra era una santa! Y miren cómo terminó". Inmediatamente, Nannis instruyó a sus abogados para que inicien acciones legales contra los medios por "montar una campaña difamatoria en su contra" . Pero más allá de los detalles escandalosos, la relación quedó resquebrajada para siempre.

Hoy, casi dos décadas después, Mariana Nannis sigue siendo una de las más polémicas mujeres de futbolistas. Su hija, sin el desparpajo de la madre, sigue sus pasos. Esos mismos pasos, que convirtieron a esta familia en un hervidero de enfrentamientos y disputas interminables.