Conmigo no, Viviana Canosa - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Conmigo no, Viviana Canosa

La locutora se refirió al momento en que me despidieron de su programa de Canal 9, y dijo un par de mentiras que me gustaría aclarar en esta columna...

Angel de Brito le contesta a Viviana Canosa. (Fotos: Web)

La periodista Fernanda Iglesias entrevistó a la locutora Viviana Canosa para LaNacion.com, y ante la mención de mi nombre, se dijeron un par de mentiras que me gustaría aclarar en esta columna.

Canosa dijo: "No terminé mal con Angel, el canal (9) decidió que no esté más, yo hace varios años que no tengo injerencia en las decisiones importantes del programa. Se lo dije en Soñando por bailar, que yo no tenía nada en su contra, pero él sé que se quedó muy dolido, yo lo quiero mucho y tengo un gran recuerdo".

"Cuando me despidieron de su programa, sólo sentí decepción de ver cómo una persona con la que compartí ocho años de trabajo, y a la que ayudé a volver a la TV, se lavaba las manos como si fuera un perfecto desconocido".

Hasta ahí podríamos acordar, salvo cuando habla de mi supuesto dolor por el despido. Le informo que sólo sentí decepción de ver cómo una persona con la que compartí ocho años de trabajo, y a la que ayudé a volver a la televisión, se lavaba las manos como si fuera un perfecto desconocido. Mientras pregonaba al aire un cambio interior y un discurso solidario (tras su viaje a Haití), fuera de cámara y ante el despido de un compañero, solo atinó a hacerse la desentendida y juró "pedir mi reincorporación", y sino ella iba a "darme los motivos". En eso quedamos en la última charla, y jamás volvió a llamarme. Nunca más. Re solidaria, ¿no?

Pero no sólo tiene poca memoria, sino que miente al afirmar: "Los últimos gerentes de este canal quisieron echarlo y yo hice todo lo posible para que esto no sucediera". Jamás un directivo de la emisora me quiso despedir, sino lo hubiesen hecho. Incluso, uno de ellos me ofreció trabajar en otro programa y no acepté por lealtad. Sí recuerdo que ella intercedió años atrás, cuando América me convocó para trabajar en dos programas (El diario de Carmen y RSM): habló para que me aumentarán el sueldo y mantenerme en su panel.
 
"El día que lo echan, yo estaba detrás del decorado, lo llamaron como lo llamaron muchas veces, porque decían que hablaba por teléfono o no prestaba atención al programa", es otra de las falacias que desparrama impunemente Viviana Canosa. Seguramente, es algo que ella pensaba, nadie del canal me indicó ninguna situación parecida. Me despidieron sin motivos aduciendo una supuesta "reestructuración", que finalmente jamás se llevo a cabo.

Para finalizar, la conductora dice: "Lo llamé, le aclaré que no tenía nada que ver y el no me creyó, tengo mi conciencia muy tranquila. Todos saben que lo quiero y lo valoro. También es de uno hacer una autocrítica".

En lo último coincido plenamente, la autocrítica es fundamental. Sin embargo, no puedo tomar el consejo de una persona que termina laboralmente mal con todo el mundo y tengo decenas de ejemplos que vi durante los años compartidos. El más reciente es el despido vía mensaje de texto de su ex vestuarista Javier Mussetti, al que en el Soñando calificó como "mi mejor amigo, mi hermano del alma". Unos meses después, ya no estaba a su lado y ahora él la denuncia por trabajo en negro y despido injustificado.

Si querés mentirle a tu público, ¡todo bien! Pero conmigo no, Canosa.

TE PUEDE INTERESAR