Un nuevo capítulo en el caso Rímolo - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Un nuevo capítulo en el caso Rímolo

La falsa "dorctorcita" será sometida a juicio oral y público a partir de septiembre. Cómo es su vida hoy. El planteo de la defensa de Giselle. Aquí, los detalles.

Rímolo junto a Silvio Soldán. Aquellos buenos viejos tiempos. (Foto: Web)

Después de mucho tiempo de ostracismo televisivo, Mónica Giselle Rímolo será sometida a juicio oral y público a partir del mes de septiembre, acusada por estafas múltiples, “ejercicio ilegal de la medicina y tráfico de medicamentos peligrosos para la salud agravado por haber ocasionado la muerte de una persona“. Entre otros temas, se investiga la muerte de Lilian Díaz, de 41 años, quien falleció el 30 de junio de 2001. La señora Díaz habría consumido los productos promocionados por la ex novia del locutor Silvio Soldán, pero todavía la justicia debe expedirse sobre la responsabilidad de la acusada.

El escándalo comenzó con declaraciones de Silvia Süller en los programas de la tarde. Allá por el 2000, nadie creía mucho en lo que decía y la acusaban de ser una simple mujer despechada en busca de venganza. Pero Süller no fue menospreciada por las cámaras de Telenoche Investiga, que tras un contundente informe logró que la causa judicial tome forma. Gracias a esta investigación, se descubrió que no sólo Giselle no era Giselle, sino que también su título como médica era tan falso como su nombre “artístico”. En la retina de televidentes memoriosos, queda aún la triste imagen de la “doctorcita” exhibiendo un diploma (vaya uno a saber de qué), en un humilde living, entre mantelitos de hule y conejitos de peluche. Bizarrísimo.

Pero lo bizarro será borrado de un plumazo cuando comiencen las audiencias en el tribunal oral número 7. El mismo será integrado por los jueces Daniel Morín, Gustavo Valle y Juan Facundo Giúdice Bravo, con la intervención del fiscal Oscar Ciruzzi. Junto con Rímolo, también comparecerán uno de sus hermanos, Fabián, dos médicas y un farmacéutico, acusados por delitos de similar naturaleza.

Hoy por hoy, Giselle se niega a las entrevistas, y según asegura su entorno “no está bien de salud como para afrontar las audiencias y mucho menos las cámaras de televisión”. El 30 de junio, se la vio salir del centro médico Prosam -en Maipú al 700 de Capital Federal- donde estaría recibiendo ayuda psiquiátrica. La estrategia de la defensa sería postergar lo más posible el inicio del juicio, buscando la prescripción de las causas.

Tanto Soldán como Rímolo pasaron por la cárcel y fueron liberados. Ella fue excarselada en 2002 tras una fianza de 100 mil pesos. Soldán fue sobreseído tras varios meses de prisión y hoy se niega a hablar del tema para evitar resucitar sus peores fantasmas. Tras la escandalosa separación de Suller y su paso por la prisión, Silvio no pudo volver a recuperar en esta década el brillo de su estelaridad. Salió de la penitenciaria pero permanece preso del escarnio social.

Algo similar pasa con Silvia Suller, que prefiere no dar declaraciones para no echar a perder su débil vínculo con Cristian, hijo también del ex conductor de Feliz Domingo.

En estos años, Rímolo cambió a sus abogados varias veces, por su defensa pasaron entre otros el estudio de Cuneo Libarona, Daniel Llermanos, el tándem Fernando Burlando - Alberto Piotti y hasta su propia pareja, el doctor Gainedú, con quien tuvo un polémico romance que habría comenzado en prisión. Hoy su vida es un misterio. Dicen que trabaja como secretaria de un estudio de abogados y también que cumple horas como asistente en un spa del dique dos de Puerto Madero. Lo cierto es que para Rímolo, Soldán y Süller, en septiembre terminarán todas las especulaciones con el juicio oral y público. Llego el momento de la verdad. ¿Habrá Justicia?

TE PUEDE INTERESAR